Shop Mobile More Submit  Join Login
About Deviant RicardoMale/Chile Group :iconall-without-limits: All-Without-Limits
Without limits, without waits!
Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Core Membership
Statistics 252 Deviations 6,719 Comments 10,831 Pageviews

Newest Deviations




While I was a kid I really liked to draw little comics. When I was on school I drawed on free times, sometimes a badass character, sometimes a detailed background. Also I discovered I could write some nice stories from just some fragments of text.
Then... something happened. I lost that impulse for drawing, for writing. And some years passed away.
So, after a while lost, I found a game interesting enough for write about it. At first it was some short descriptions about my feelings from the game, but then that story grew more and more. So, with that I also recovered the enjoyment for drawing and started to sketch some characters. Then I decided to come here, to DeviantArt, and put together my work, so it won't be lost as the others I did when I was on school, where I could learn from others and enjoy great deviations.
Now, I even made some friends, like xAmeChanx and SolKorra, of who I'm learning a lot. I'm improving my stories, I'm improving my drawings and also I'm trying new styles. It's good to be here :-)
Well, this last months didn't go well in creating things. Writing is going slow, but advances (although a bit too slow u.u). Drawing, on the other side... I made the same mistake again: I keep trying to draw something I've already didn't have mood to draw u.u"
It was when I finish the lineart (yeah, that tooks me a couple of weeks... between delays, laziness and slow advance) that I realized what I wanted to paint was beyond my skills   :iconfacepalmplz:
So, for taking so much time on that, I lose interest in another drawings and missed the deadline of a couple of contests. Anyway, at least I tested a dark style (too rough, good for comic maybe) and now I'm doing some tests painting eyes, hair and skin, so not everything is lost :icondragonshy2plz:

Bueno, estos últimos meses no fueron bien en crear cosas. En escritura voy lento, pero avanzo (Aunque un poco muy lento u.u). Dibujo, por otro lado... cometí el mismo error de nuevo: Seguí intentando dibujar algo cuando ya no tenía el ánimo para hacerlo u.u"
Fue cuando terminé el lineado (Sí, eso me tomó un par de semanas... entre retrasos, flojera y avance lento) que me di cuenta que lo que quería pintar estaba más allá de mis habilidades   :icononionfacepalmplz:
Entonces, por tomarme tanto tiempo en eso, perdí interés en otros dibujos y fallé el plazo de un par de concursos. De cualquier modo, probé un modo oscuro (demasiado duro, quizás quede bien en un cómic) y ahora estoy haciendo algunas pruebas pintando ojos, cabello y piel, así que no todo fue pérdida   :icondragonnod2:

On other note, I was double tagged by Koikii and SolKorra, so... let's go with that!   :iconkaminaonionplz:
En otro tema, fui doble tageado por :iconkoikii: y :iconsolkorra:, así que... ¡Vamos con ello!   :icondragonxd:

Your value

Natural Hair Color:
[X] Black - $100
[] Blonde - $50
[] Red - $75
[] Brown - $15
[] Other - $10

  (Oh? Black has more value? Interesting)

Eye Color:
[] Blue
[] Hazel -$100 
[X] Brown - $15
[] Green - $200
[] Other - $10

(Just boring brown)

[] Over 7' - $200
[] 6'8" to 7' - $175
[] 6'0" to 6'7" - $150
[X] 5'5" to 5'11" - $75 
[] 4'9" to 5'4" - $50
[] Under 4'9 - $105

(Hmm, I use cm, but... 1 ft is a little more than 30cm, so...)

[] 41 to 50 - $150
[] 31 to 40 - $100
[X] 26 to 30 - $75
[] 21 to 25 - $50
[] 19 to 20 - $25
[] 0 to 18 - $100 

(Not a lot to say here)

Birth Order:
[] Twins (or more) - $300
[X] First Born - $300 
[] Only Child - $250
[] Second Born - $150
[] Middle Child - $100
[] Last Born - $200
[] Third Born - $100
[] Fourth Born - $100
[] Fifth Born - $37

(Firth born, yeah! :icondragonxd:)

[] No! - $400 
[X] Only holidays - $250
[] Sometimes - $215 
[] YES - $200
[] Only weekends - $300
[] Every other day - $50
[] Once a day - $15
[] I live from the bottle - $10

(Just a couple days in the year :icondragonshy2plz:)

[] perfect vision - $300 
[] Have glasses/contacts but don't wear them - $200 
[X] No correction - $100
[] Glasses - $50 
[] Contacts - $25 
[] Surgical correction - $100

(Guess that. I definitely don't have perfect vision)

Family car colours:
[] White - $2,000 
[] Maroon - $800
[] Gold - $700
[] Grey - $600 
[] Blue  - $900
[] Pink - $475
[] Black - $450 
[] Red - $400 
[] Green- $350
[X] Silver $300
[] Purple- $250
[] Metallic - $200
[] Yellow - $100
[] Primer - $75
[] Tan- $20
[] Rusted - $15
[X] No Car - $0

(Does a bike count? No? Ok)

Shoe size:
[] Over 13 - $300
[] 12 1/2 to 13 - $250
[] 11 to 12 - $700
[] 10.5 - $650
[X] 7 to 10 - $600 
[] Under 7 - $550

(Oh, another table needed. Hmm...)

Favourite colour:
[] Green - $750
[ ] Black - $600 
[] Red - $800 
[] Yellow - $415
[] Brown - $50
[ ] Purple - $225 
[] White - $400 
[]Aqua - $350
[] Orange - $300
[X] Blue - $300 
[] Pink - $100
[] Other - $50

(Boo, why blue so low? Because it's common? Ok)

Did you use a calculator to add the score up?
[] Yes - $0 
[] On Some - $120 
[X] No - $1000

(Oh, I forget to add... :icondragonxpplz: Let's see...)

How many people are you going to tag?
[] Over 61 - $250,000
[] 51 - 60 - $100,000
[] 41 - 50 - $50,000
[] 31 - 40 - $10,000
[] 21 - 30 - $5,000
[]11 - 20 - $1,000 
[x] 1 - 10 - $500

(No fair. A multi-tag values more than a person? Sigh)

Total!: 3315 :-/

Not too much. Well, I don't have much money, so I guess it's right :iconsighingplz:

Next tag!

Letter Tag
This is quite fun!

How to make your own!!

Dear -icon of the person who tagged you- 
I don't really know how to tell you this, but ___1___. I think I realized it ___2___ ___3___ and I saw you ___4___ ___5___. I'm sure you're ___6___ enough to understand ___7___. I'm returning ___8___ to you,but I'll keep ___9___ as a memory. You should also know that I ___10___ ___11___ .

___12____, -Your name-

Dear  Koikii and SolKorra 
I don't really know how to tell you this, but you're a pervert. I think I realized it when your dog ran amok outside of Chicago and I saw you knock out into my avocado plant. I'm sure you're mongolic enough to understand that how awful I've felt. I'm returning your ring to you, but I'll keep your mom as a memory. You should also know that I told in my confession today about our friendship.
With ease, TswordZ

1. What's the color of your shirt?
Blue - Our romance is over
Red - Our affair is over
White - I'll join the monastery
Black - I dislike you
Green - Our horoscope doesn't match
Grey - You're a pervert
Yellow - I'm selling myself
Pink - Your nostrils are insulting
Brown - The mafia wants you
No shirt - You're a loser
Other - I'm in love with your sister

2. Which is your birth month?
January - That night
February - Last year
March - When your dwarf bit me
April - When I tripped on sesame seeds
May - First of May
June - When you put cuffs on me
July - When I threw up
August - When I saw the shrunken head
September - When we skinny dipped
October - When I quoted Santa
November - When your dog ran amok
December - When I changed tennis shoes

3. Which food do you prefer?
Tacos - In your apartment
Pizza - In your camping car
Pasta - Outside of Chicago
Hamburgers - Under the bus
Salad - As you ate enchilada
Chicken - In your closet
Kabab - With Paris Hilton
Fish - In women's clothing
Sandwiches - At the Hare Krishna graduation
Lasagna - At the mental hospital
Hot dog - Under a state of trance
None of the above - With George Bush and his wife

4. What's the color of your socks?
Yellow - Hit on
Red - Insult
Black - Ignore
Blue - Knock out
Purple - Pour syrup on
White - Carve your initials into
Grey - Pull the clothes off
Brown - Put leeches on
Orange - Castrate
Pink - Pull the toupee off
Barefoot - Sit on
Other - Drive out

5. What's the color of your underwear?
Black - My best friend
White - My father
Grey - Bill Clinton
Brown - My fart balloon
Purple - My mustard soufflé
Red - Donald Duck
Blue - My avocado plant
Yellow - My penpal in Ghana
Orange - My Kid Rock-collection
Pink - Manchester United's goalkeeper
None - My John F. Kennedy-statue
Other - The crazy monk

6. What do you prefer to watch on TV?
Scrubs - Man
O.C. - Emotional
One Tree Hill - Open
Heroes - Frostbitten
Lost - High
House - Scarred
Simpsons - Cowardly
The news - Mongolic
Idol - Masochistic
Family Guy - Senile
Top Model - Middle-class
None of the above - Ashamed

7. Your mood right now?
Happy - How awful I've felt
Sad - How boring you are
Bored - That Santa doesn't exist
Angry - That your pimples are at the last stage
Depressed - That we're cousins
Excited - That there is no solution to this
Nervous - The middle-east
Worried - That your Honda sucks
Apathetic - That I did a sex-change
Ashamed - That I'm allergic to your hamster
Cuddly - That I get turned on by garbage men
Overjoyous - That I'm open
Other - That Extreme Home Makeover sucks

8. What's the color of your walls in your bedroom?
White - Your ring
Yellow - Your love letters
Red - Your Darth Vader-poster
Black - Your tame stone
Blue - The couch cushions
Green - The pictures from LA
Orange - Your false teeth
Brown - Your contact book
Grey - Our matching snoopy-bibs
Purple - Your old lottery coupons
Pink - The cut toenails
Other - Your memories from the military service

9. The first letter of your first name?
A/B - Your photo
C/D - The oil stocks
E/F - Your neighbour Martin
G/H - My virginity
I/J - The results of your blood-sample
K/L - Your left ear
M/N - Your suicide note
O/P - My common sense
Q/R - Your mom
S/T - Your collection of butterflies
U/V - Your criminal record
W/X - David's tricot outfits
Y/Z - Your grades from college

10. The last letter in your last name?
A/B - Always will remember
C/D - Never will forget
E/F - Always wanted to break
G/H - Never openly mocked
I/J - Always have felt dirty before
K/L - Will tell the authorities about
M/N - Told in my confession today about
O/P - Was interviewed by the Times about
Q/R - Told my psychiatrist about
S/T - Get sick when I think of
U/V - Always will try to forget
W/X - Am better off without
Y/Z - Never liked

11. What do you prefer to drink?
Water- Our friendship
Beer - Senility
Soft drink - A new life as a clone
Soda - The incarnation as an eskimo
Milk - The apartment building
Wine - Cocaine abuse
Cider - A passionate interest for mice
Juice - Oprah Winfrey imitations
Mineral water - Embarrassing rash
Hot chocolate - Eggplant-fetishism
Whisky - To ruin the second world war
Other - To hate the Boston Celtics

12. To which country would you prefer to go on a vacation?
Thailand - Warm regards
USA - Best regards
England - Good luck on your short-term leave from jail
Spain - Go and drown yourself
China - Disgusting regards
Germany - With ease
Japan - Go burn
Greece - Your everlasting enemy
Australia - Greetings to your frog Leonard
Egypt - Fuck off now
France - In pain
Other - Greetings to your freaky family

What the hell I just did?
Oh, well. Hmm, emmm... I don't know what to say...

Why you did that to my poor avocado plant? You're perverts!   :icondragonweep:

Guess I'll have to kill some zombies for regain some sanity... :icondragonshock2:

BTW, I tag...

:iconcrystallinejewel0: :iconjazmin-jazz: :iconpasiva16:
  • Mood: Amused
  • Listening to: the fan of my pc
  • Reading: Facebook
  • Watching: Videogames trailers
  • Playing: Ark: Survival Evolved
  • Eating: Bread with manjar
  • Drinking: Milk


58 deviations
Continuaron avanzando por el desierto sin un verdadero rumbo. Guiados tan sólo por la intuición y por alguna señal que pensaran pudiera indicarles la dirección. No pasó mucho hasta que volvieran a entablar conversación, para malestar de Zoltun Kall.

Kormac: No me gusta este lugar. Realmente no me agrada.
Alice: ¿Algún motivo además del calor?
Kormac: No le temo a los demonios ni a los fantasmas, ya sabes eso. Sin embargo, Brasto aconsejaba no dormir aquí ni beber el agua. Creía que la vieja batalla dejó una ponzoña que aún permanece aquí. Me inclino a creer en su sabiduría.
Lyndon: Bueno, quitando los zombis y demonios de roca que hemos encontrado, además de las ruinas con viales encantados, esqueletos y constructos mágicos, no hay mucho más que nos hiciera darnos cuenta de eso.
Itzlacoliuhque: ¿Qué más dijo Brasto sobre la vieja batalla en esta tierra quebrada?
Kormac: No mucho.
Lyndon: Pues vaya decepción.
Kormac: No hubo ningún sobreviviente a la batalla ese día, truhán. O al menos ninguno que haya salido de aquí.
Natasha: ¡Ja! Patético.
Eirena: Natasha...
Kormac: La leyenda dice que la magia los deformó y se convirtieron en caníbales o cosas peores, y que descansan bajo las arenas, esperando la noche.
Alice: En otras palabras, los hemos estado liberando de su tormento a nuestro paso.
Kormac: Me temo que así es.
Gilgamesh: Serrá mejorr parra ellos rredimirrlos de su destino funesto.
Eirena: Es triste, pero supongo que tienen razón.
Alice: No sientas lástima por ellos. Hace tiempo que dejaron de ser humanos.
Eirena: Lo sé. Eso es lo que me apena.

Continuaron la marcha en silencio por varios minutos más. El cuervo de Alice volvía de vez en cuando para dar un par de vueltas alrededor de su dueña antes de alejarse una vez más.
Estaban rodeando el esqueleto de una gigantesca serpiente o bestia similar cuando, al subirse a ella el truhán para tener una mejor visión de los alrededores, comprobó que los restos se curvaban en espiral y en medio, dentro del cráneo de la bestia, se hallaba un cofre magnífico.

Lyndon: Bueno, ha sido una caminata larga y poco provechosa. Investigaré por aquí.
Alice: ¿Hallaste otro cofre u otra trampa?
Itzlacoliuhque: Me temo que las dos.

El truhán se dejó caer al otro lado de las vértebras de hueso petrificado. A medida que se iba adentrando en la espiral dejada por el esqueleto enrollado el terreno se hacía más y más profundo. Unas cuantas piedras rodaron a su lado. Al levantar la vista vio que la arcanista lo había seguido nuevamente y descendía resbalando por la ladera y los huesos.

—Vale, sé que soy irresistible, pero no es necesario que me sigas a todos lados, Naty.
—No podrías importarme menos. Sabes por lo que vengo.
—Oh, ¿es eso? Bueno, podemos acomodarnos por aquí si te place.
—¡El oro, cerebro de mandril!! ¿Qué no lo ves? Este cofre está esperando a que lo abra.

Desde arriba, los demás miraban con desaprobación a los dos codiciosos.

Alice: Se los digo ahora. Sin importar la trampa en la que caigan, no moveré un dedo para ayudarles.
Kormac: Cierto es que necesitan un escarmiento por su irresponsabilidad. ¿Pero es eso lo adecuado?
Alice: Probablemente no sea suficiente, pero ya me cansé de estar asistiéndoles en sus impulsos codiciosos.
Coyolxauhqui: ¡Pues yo las acompañaré! Se ve divertido deslizarse por la ladera. ¡Vamos, Jibri!

La pequeña santera, montada en su mascota bípeda, se dejó resbalar por la pendiente, gritando de alegría. No obstante, en la siguiente separación dejada por el esqueleto gigante, su jayán no consiguió detenerse y junto a su ama cayeron rodando por el resto de la ladera, atropellando a Lyndon y Natasha, quienes se encontraban examinando el cofre.

Alice: Supongo que irás a ayudar a tu hermana, ¿no?
Itzlacoliuhque: Estaré atenta, pero no es sabio entrar sin más al terreno peligroso. Esperaré aquí.
Gilgamesh: Un actuarr cauteloso. No como el de ellos trres...

Mientras, esos tres trataban de salir de debajo de la enorme bestia que los aplastó. Natasha no se aguantó y liberó parte de su energía en forma de un estallido, consiguiendo que el jayán se elevara unos metros en el aire y cayera de costado un poco más lejos. Sin embargo, la detonación también lanzó al truhán contra el baúl en tanto Coyolxauhqui rodó varios metros antes de azotarse la espalda contra el cráneo fosilizado de la gran serpiente.

Lyndon: Tu amor puede ser mortal, Naty. Es complicado tratar con mujeres como tú.
Natasha: Qué bien. ¿Entonces al fin dejarás de molestarme?
Lyndon: Me gustan los desafíos.
Natasha: En ese caso abre el cofre sin activar las trampas que pudiera tener.
Coyolxauhqui: ¡Au! Je je. Dolió, pero fue divertido, ¿tú qué dices, Jibri?
Jibri: Grawww T.T
Coyolxauhqui: Oh, lo siento. Debimos lanzarnos por la ladera por separado. Cuando subamos lo intentamos de nuevo, ¿vale?
Jibri: Raww :-/
Coyolxauhqui: No seas así. Será divertido.
Natasha: Ehhh... ¿cómo va eso, Lyndon? ¿Falta mucho?
Lyndon: No parece tener trampas físicas a la vista. Tampoco veo aberturas ni hilos. No puedo asegurar que no tenga algún sistema interno, pero no debería afectarnos si lo abrimos desde lejos.
Natasha: Bien, entonces hagámoslo.
Lyndon: Hmmm, ¿tienes algún conjuro que nos pueda proteger? Trampas físicas no hay, pero de las mágicas no soy especialista.
Natasha: Protección personal solamente. Gracias por recordármelo. Así estaré más segura.
Lyndon: Ehmm, bien por ti.
Natasha: Gracias, ahora abre ese cofre. Quiero ver algo brillante que no sea el horizonte de arena.
Coyolxauhqui: ¿Como una gran explosión?
Natasha: También estaría bien, siempre que la generara yo.
Lyndon: Bueno, estoy forzando la cerradura. Je, esto será rápído... un poco más... ¡Listo! Eh, Naty, ¿podrías hacer aparecer esas serpientes de fuego, sólo por si aparecen esos gatos salvajes o un ejército de esqueletos? Para estar mejor preparados, digo.
Natasha: Si eso te va a hacer estar tranquilo y callado por un rato, lo haré.

La arcanista convocó una hidra de fuego en medio del camino que llevaba hasta el cofre. Dada la inclinación, tanto si enemigos aparecían desde más arriba o alrededor del cofre, sus bolas de fuego los alcanzarían.

Natasha: Listo, ábrelo.
Lyndon: Bueno, acá vamos.
Coyolxauhqui: Yo quiero ver, quiero ver *.*

El truhán terminó de forzar la cerradura y, dandole una patada, abrió el cofre antes de dar un amplio salto hacia atrás. Tras unos segundos tensos esperando que ocurriera algo la arcanista se aburrió y se acercó sin más. Coyolxauhqui dio un salto de alegría y se afirmó en el borde. Su jayán también se acercó, pero no calculó bien la distancia y terminó empujando a su dueña, quien cayó dentro del opulento baúl haciendo que éste se cerrara sobre las manos de Natasha.

—¡¡¡ARGGGHHH!!! ¡NO VUELVAS A HACER ESO, ESTÚPIDA! —gritó enfurecida la taumaturga, lanzando un orbe arcano al cofre, volcándolo con la detonación y desparramando el contenido, junto a la santera, dentro del cráneo gigante semienterrado.

El truhán se reía a carcajadas por lo ocurrido, pero pronto tuvo que parar al comenzar la arcanista a lanzarle proyectiles mágicos, los cuales consiguió esquivar. La gemidos de la aturdida Coyolxauhqui la concentraron de nuevo en el tesoro, aunque seguía frotándose las manos por el dolor. Además de una gran cantidad de monedas habían unas cuantas partes de armadura, una ballesta de guerra y varias joyas y piedras preciosas.

—Vaya, vaya. Hacía falta encontrar algo así —exclamó el truhán, con un brillo en sus ojos—.. No se preocupen. Yo me ocuparé de la repartición.

Antes que se acercara, la arcanista lo tomó de la camisa y lo tiró para atrás.

—No es por desconfianza, Lyndon, pero nada bueno saldrá de una repartición que hagas tú.
—Eh, no seas así, Naty. En este aspecto no es muy distinto que lo haga cualquiera de los dos.
—¡Y deja de llamarme Naty!
—¿Ves cómo ahora cambias el tema?

Desde arriba la cazadora miraba con incredulidad la situación.

Alice: Vamos, ¿ni siquiera una pequeña explosión? ¿Un diablillo o algo?
Eirena: Parece que hoy están con suerte.
Gilgamesh: No porr ello su acción deja de serr irresponsable.
Kormac: Estoy de acuerdo. No comprendo cómo la codicia pudo salir victoriosa esta vez.
Alice: Bien por ella. Seguiré buscando pistas mientras tanto.

Luego de un rato la arcanista habia terminado de «repartir» el botín. Lyndon no había quedado muy contento con su parte, aunque había conseguido birlar algunas joyas mientras Natasha le entregaba su parte a Coyolxauhqui. Ésta última había usado sus gemas para adornar a su jayán, y ahora estaba saltando feliz alrededor de él.

Lyndon: Bueno, esto resultó mejor de lo que creí.
Natasha: Sí, tenía ganas de romper algo, pero estas gemas mejoraron mi ánimo.
Coyolxauhqui: Sí, se ven preciosas en Jibri. ¿Cierto, Jibri?
Jibri: Rawrr :-)
Natasha: Bien, volvamos. Quiero mostrarle mis nuevos adornos a la chica-flecha para que se muera de envidia.
Lyndon: Nunca la vi muy interesada en las joyas.
Coyolxauhqui: Quizás nunca vio tantas.
Natasha: Tal vez. Y menos en alguien tan magnífica como yo. Quedará deslumbrada.
Lyndon: ¿Buscas atraerla? Tienes buen gusto, Nat... ¡Arghh!
Natasha: Tus bromas dejaron de ser graciosas, Lyndon. Sólo te decía que si quieres a la chica-flecha prueba a regalarle gemas.
Lyndon: No suelo hacer eso... además de que me saldría muy cara la jugada.
Coyolxauhqui: Entonces dale algunas a Natasha.
Lyndon: Pues... no es mala idea.
Natasha: ¿Qué quieres decir, Coyo?
Coyolxauhqui: Ustedes dos se ven bien juntos, ¿cierto, Jibri?
Jibri: Graaww ^_^
Natasha: Olvídalo, cabeza de plumas. Eso no sucederá.
Lyndon: ¿Y si te regalo un diamante?
Natasha: Lyndon... mejor no lo intentes.
Lyndon: ¿Y si le agrego un topacio?
Natasha: Lyndon...
Coyolxauhqui: Vamos, acéptalo. Es un regalo.
Natasha: Siendo así, te acepto las gemas. Aunque no esperes nada a cambio, Lyndon.
Lyndon: Sabía que esto me saldría caro.

Luego de asegurarse que no dejaban ninguna gema o moneda de oro atrás, los tres y el jayán comenzaron el ascenso a través del sendero en espiral. Confiados como iban, los pilló de sorpresa el que recién en medio de la caminata empezaran a crearse una gran cantidad de esqueletos. Los aventureros se detuvieron por un momento, pero enseguida Natasha reaccionó lanzando un orbe arcano.

—Bien, así será más divertido.

La primera explosión interrumpió la invocación de dos de los esqueletos e hizo retroceder a otros tres ya formados. Coyolxauhqui, riendo, ordenó a su jayán avanzar. El gigante cargó hacia los esqueletos y de un fuerte manotazo destrozó a los tres primeros. Dos con escudos vieron su protección volar ante el impacto para luego ser destrozados por otro orbe arcano. Mientras, yna gran cantidad de esqueletos continuó formándose en todo el sendero. Las acumulaciones más grandes empezaron a armarse como artilugios ardientes, similares a los esqueletos hechiceros que encontraron junto a la sangre de Kall, en tanto las pequeñas tomaban la forma de esqueletos guerreros, saeteros y verdugos.
Desde arriba Kormac y Eirena miraban con preocupación. Gilgamesh se veía calmo en tanto Itzlacoliuhque observaba atenta la situación. Sin embargo, a pesar de la cantidad de enemigos, aún no parecía ser nada que sus compañeros no pudieran manejar por su cuenta. Los esqueletos caían a montones bajo los poderosos conjuros de la arcanista y los potentes golpes del jayán. Lyndon se mantenía un poco más atrás, con la excusa de cubrir la retaguardia, aunque en realidad lo hacía tanto por el poco daño que causaban sus flechas como para apreciar las pompis de sus compañeras. Más allá de algunos tiros potenciados, cuyo estallido arcano aturdía los enemigos, sus proyectiles apenas agrietaban algunos huesos al impactar contra éstos. En eso recordó su nueva ballesta de guerra. La cargó con una ronda de saetas y comenzó a disparar. Aún a pesar del tiempo que llevaba guardada y de la mínima revisión que le hizo al recibirla, su mecanismo funcionaba de maravilla, y lo mejor, conseguía lanzar los proyectiles con mayor potencia. Apuntando a la cabeza, conseguía que las saetas perforaran los cráneos de sus oponentes, aunque solía bastar un segundo tiro para finiquitarlos... o que alguna de sus compañeras se le adelantara.
Los flecheros esqueléticos comenzaron a darles algunos problemas. Perdidos en medio de la horda esquelética, las aventureras no tenían oportunidad de evitar sus flechas, y sólo la protección de su armadura evitaba que sufrieran severas heridas. Las laceraciones producto de tiros parcialmente acertados comenzaban a aumentar de número. La arcanista, perdiendo la paciencia, conjuró un torrente arcano para limpiar el sendero. Aunque la destrucción ocasionada por sus múltiples proyectiles mágicos resultó ser bastante efectiva, el recibir dos flechazos en los brazos y el impacto parcial de una bola de fuego lanzada por uno de los artilugios esqueléticos la hizo detenerse. Coyolxauhqui con su jayán se pusieron delante de ella para cubrirla mientras se sacaba las flechas clavadas en sus avambrazos. La santera levantó los brazos y convocó un zombi suicida, pero éste apenas pudo avanzar un par de metros dada la concentración de enemigos. Algo decepcionada por ello, volvió a murmurar y levantar los brazos, invocando esta vez tres zombis. Con tal ímpetu salieron éstos de la tierra que quedaron uno encima de otro. El apilamiento no tardó mucho en caer, aplastando y reventando varios esqueletos, aunque los tejidos putrefactos no afectaron en gran medida a los demás.

—¡Hermana! —se oyó decir desde lo alto— ¿Por qué no has convocado aún a tus perros?
—Oh, cierto. Tienes razón —recordó la pequeña santera.

Ésta se agachó durante unos momentos antes de levantar los brazos. Desde la tierra surgieron tres nuevos perros zombi, los cuales se sacudieron para sacarse la tierra y el polvo de encima, ensuciando a su dueña.

—Jajaja. Vale, Morowa, Tabari, Mubina. ¡A divertirse!

Las mascotas cargaron de inmediato contra los esqueletos, los cuales el jayán estaba conteniendo a manotazos. Al ver Itzlacoliuhque que la arcanista estaba bastante cabreada por los ataques de los flecheros y artilugios esqueléticos, la santera comenzó a arrojarles calaveras ígneas. Las explosiones llamaron la atención de la taumaturga.

—¿Ahora se dignan a ayudar? ¡Ya no hace falta!
—Lo hago para evitar que tus ataques destruyan las mascotas de mi hermana.
—Nunca tuve intención de hacer eso.
—No directamente, pero iba a suceder.
—Tsk. Vale, ya entendí.

La arcanista reunió suficiente poder arcano en sus manos para conjurar un nuevo torrente arcano, el cual dirigió al medio de la horda para luego ir avanzando hacia arriba. Con la ayuda de los cráneos ígneos, una buena parte del sendero quedó libre de enemigos, aunque cubierta de gran cantidad de trozos de huesos. Con la cantidad reducida de oponentes, no les costó mucho a Coyolxauhqui y Lyndon abrir el paso. Un nuevo grupo de esqueletos se materializó casi al llegar arriba, pero en esta ocasión tanto Gilgamesh como Kormac cargaron contra ellos, destrozando huesos con cada golpe que daban. Eirena usó su empujón enérgico para arrojar a varios de los esqueletos al fondo del acantilado, siendo deshechos éstos por el impacto de la caída.
Un orbe arcano y varios puñetazos después, de la horda esquelética sólo quedaban restos óseos repartidos por todo el lugar. Con una sonrisa de satisfacción la arcanista llegó a lo alto. Coyolxauhqui se había bajado del jayán y ahora jugaba con sus nuevos perritos. Lyndon se veía un poco más cansado, aunque continuaba mirando el suelo por si los esqueletos habían dejado caer algo de valor.

Natasha: Bueno, no estuvo tan mal.
Kormac: Sus acciones fueron imprudentes, las de ustedes tres.
Natasha: Gracias por preocuparte de nosotras, Kormac, pero hace falta mucho más que un montón de huesos fosilizados para darnos problemas.
Gilgamesh: Sabías que habrría una trrampa allí abajo, ¿no? ¿Porr qué bajarron igualmente?
Coyolxauhqui: Porque se veía divertido.
Lyndon: Ehhh, sí. Eso mismo.
Kormac: ¡Sólo estabas interesado en el oro!
Lyndon: Y las joyas. No lo olvides.
Natasha: Sí, sí. Lo sentimos
Gilgamesh: No sirrve decirr eso cuando rrepites el mismo errorr una y otrra vez.
Natasha: Tsk. Si piensas así dudo que puedas enfrentarte a Belial.
Gilgamesh: ¿Qué?
Natasha: Si no eres capaz de enfrentar una trampa como ésta, ¿crees que podrás pararte en frente de un Señor del Infierno?
Gilgamesh: El serr valiente no implica irr buscando prroblemas.
Natasha: No buscamos problemas... normalmente. En este caso sólo había un cofre y tenía que abrirlo.
Kormac: «¿Tenías?»
Gilgamesh: No erra necesarrio que bajarras. Y lo sabes.
Lyndon: Para conseguir lo que se quiere en ocasiones es necesario arriesgarse.
Natasha: Vaya, no pensé que pudieras formar frases tan complejas sin utilizar «oro» ni «mujeres».
Kormac: Es para lo único que él se arriesgaría.
Natasha: Cierto, pero tiene razón. Mira, calvito...
Gilgamesh: ¡QUE NO SOY CALVO! ¡Sólo me rrapo porr trradición!
Natasha: De acuerdo, de acuerdo. Mira, te conseguí estos brazaletes de metal allá abajo. Tendrás más protección, que te hace falta al pelear tan de cerca. Si no hubiésemos ido abajo tendrías menos defensa en los próximos enfrentamientos.
Gilgamesh: Eso no cambia que...
Eirena: Ella tiene razón, Gilgamesh. Ahora tienes protección extra y ellos pudieron entrenarse un poco más contra ataques de hordas.
Kormac: ¿Por qué te pones de su lado, Eirena?
Eirena: Somos un equipo, ¿no es así? Estamos todos bien. Ahora sólo quiero encontrar la sangre de Kall lo más pronto posible.
Itzlacoliuhque: Aún tenemos que esperar a Alice.
Natasha: ¿Hm? ¿Y adónde se fue la chica-flecha?
Kormac: Es verdad. Había olvidado que había ido a buscar la cueva por su cuenta.
Natasha: Genial. No pienso quedarme sentada aquí bajo el sol esperándola. Vamos.
Eirena: No podemos hacer eso, Natasha. Ella...
Natasha: No tuvo problemas para dejarnos atrás, ¿cierto? Pues supongo que tampoco lo tendrá si nos adelantamos.
Kormac: No me parece la acción más adecuada en este momento.
Gilgamesh: Así es. Ella sabía dónde estabas y dónde volver.
Natasha: Si vuelve podrá seguir nuestras huellas. Si no es capaz de hacer eso, seguro ya se habrá perdido en el desierto.
Eirena: ¡No digas eso!
Natasha: Es la verdad. Si no puede...
Alice: Oh, parece que al final lucharon contra algo. Están algo más polvorientos que cuando bajaron.
Natasha: Hablando del demonio...
Alice: Cazadora de demonios y la boca te queda ahí mismo.
Natasha: ¡No vengas tan altanera luego de que te estuvimos esperando!
Alice: Lo siento, pero no fui yo quien se metió en la boca de la serpiente.
Eirena: Chicas, por favor...
Itzlacoliuhque: ¿Hallaste algo en tu búsqueda?
Alice: Sí, hay una cueva casi medio kilómetro más adelante. Parece un buen sitio para buscar la sangre.
Natasha: Hmph. ¿Por qué tan segura?
Alice: Parecía ser bastante profunda. Además, estaba llena de arañas gigantes.
Natasha: ¡¿Arañas otra vez?!
Kormac: ¿Qué tienen que ver las arañas con la sangre de Kall?
Eirena: Las arañas son afectadas por la magia. Si crecieron es porque algo debe de haber allí.
Alice: Exacto. Es nuestra mejor pista por ahora.
Coyolxauhqui: ¡Sí, vamos! Necesito más arañitas para hacerlas mis mascotas. Las cuidaré, las arroparé, les daré de comer...
Lyndon: Y luego las lanzarás en una vasija.
Coyolxauhqui: ¡Sí! Me gusta verlas volar. Parecen disfrutarlo.
Natasha: ¿No encontraste ningún otro lugar donde buscar?
Alice: No, pero si te apetece puedes volver ahí abajo por si se te olvidó algo.
Natasha: Arghh, como sea. ¡Terminemos rápido con esto! ¡Ya estoy harta de este desierto!
Lyndon: ¿Crees que puede haber alguien más por aquí?
Alice: ¿Tu mente no tiene nada más que mujeres?
Lyndon: Ehh, oro también.
Natasha: Y no olvides las joyas, gemas y demás artículos mágicos o de valor.
Itzlacoliuhque: Ya lo conoces bien.
Natasha: No es muy difícil.
Lyndon: Pero aunque te he abierto mi corazoncito sigues siendo esquiva.
Natasha: La esquiva es la chica-flecha. Yo simplemente te ignoro.
Alice: No es la mejor muestra de indiferencia que haya visto, precisamente.
Natasha: Pero tú pareces siempre estar atenta a lo que hace.
Alice: Sabes que si no lo haces perderás tu bolsa de oro.
Lyndon: Eh, ya saben que yo no les robaría a ustedes.
Coyolxauhqui: ¿Porque se enojarían contigo?
Lyndon: Sí... también por eso.
Coyolxauhqui: Jaja, pones una cara graciosa cuando estás asustado.
Itzlacoliuhque: En serio, Lyndon. ¿Puedes dejar de insinuarte a todas? Es molesto tu actuar.
Lyndon: Puedo intentarlo, pero soy un amante empedernido.
Alice: Eirena, ¿sabrás por casualidad algún hechizo que pueda mantenerlo enfocado en la misión?
Lyndon: Creo que tengo que hacer notar mi completo rechazo a aquella idea.
Eirena: Bueno, los hechizos que alteran la voluntad son peligrosos. Pueden traer efectos imprevistos. Por eso los utiliizo sólo en nuestros oponentes.
Itzlacoliuhque: Nosotras solemos infundir miedo en nuestros enemigos, mas pareces estar hablando de algo distinto.
Eirena: Bueno, sí. Eso que creas... ¿Una ilusión? es alterar los sentidos. Conozco algunos hechizos para alterar la personalidad, pero, bueno, prefiero no utilizarlos, jeje.
Gilgamesh: Parrece que rrecorrdaste algo.
Eirena: Algo así, ji, ji, ji. Una vez me equivoqué con un encantamiento y la hermana Lysa me siguió por quince días. ¡Fue terrible! ♥
Natasha: Lo dices casi como si lo hubieses disfrutado.
Eirena: ¡No, no! Es sólo que, jeje, era divertido de algún modo. Aunque daba pena también. La hermana Lysa me seguía casi como si fuera un perrito pequeño. Me costó muchísimo romper el hechizo.
Alice: ¿Y por qué lanzaste un hechizo así sobre ella?
Eirena: Solíamos practicar así. Claro, nunca pensamos que ese sortilegio sería tan poderoso. Después de aquello empezamos a utilizar animales, aunque no estuviéramos muy seguras de si funcionaría luego en personas.
Natasha: Pues parece que Lyndon venía hechizado desde un principio. Recién en Caldeum se alejó un poco, pero no tardó en volver con nosotros.
Lyndon: Ah, es que me vi hechizado por sus encantos, bellas damiselas.
Alice: Y por las aldeanas de Nueva Tristram, las refugiadas de Caldeum, la noble en el campamento...
Natasha: Y la jayán de Coyol.
Lyndon: Eh, ¿por qué la sigues incluyendo?
Natasha: Porque es divertida la idea de verte junto a una.
Gilgamesh: Tienes un currioso sentido de lo que es diverrsión.
Natasha: ¿Tú tienes sentido del humor?
Lyndon: ¿Hace falta preguntar?
Gilgamesh: No es que no tenga, pero si hay una misión que cumplirr, en ella me enfocarré.
Natasha: Supongo que con Kormac es igual, ¿no?
Kormac: No hay tiempo para celebraciones mientras haya maldad en el mundo.
Coyolxauhqui: Buuu. Aburrido.
Eirena: ¿Falta mucho para llegar, Alice?
Alice: No. De hecho, subiendo esta duna alcanzaremos a ver la cueva.

Coyolxauhqui se apresuró junto con sus mascotas a alcanzar la cima. Contrario a lo que esperaba, la cueva no tenía mucho de especial. Tan sólo era una abertura en la piedra cubierta de arena. La santera se animó pronto al recordar que dentro podría hallar más arañas, por lo que se deslizó por la ladera de la duna. Sus mascotas hicieron lo mismo, aunque el jayán y uno de sus perros cayeron rodando en vez de deslizándose. Riendo, la muchacha se dirigió a la caverna mientras los demás recién llegaban a la cima, algo más calmados que su compañera, o quizás más cansados.
Mysticaya Portrait by TswordZ
Mysticaya Portrait
A portrait of Mysticaya274 OC, my entry for a contest she did.

At first I started for testing new techniques so this took me lot of time between learning and painting  :icondragonxpplz:
Al principio comencé para probar nuevas técnicas, así que esto me tomó bastante tiempo entre el aprendizaje y el pintado.

Character from Mysticaya274
Art by TswordZ

Tools:   :icontabletplz:   :iconpainttoolsaiplz:   :icongimpplz:
Luego de un par de horas de caminata el calor comenzaba a afectar seriamente los ánimos. Natasha y Kormac querían al menos luchar contra algo para desahogarse, pero lo único con lo que se habían topado fueron un puñado de lacunis y algunos traicionados putrefactos. Y bien dispersos unos de otros, por lo que tampoco duraron mucho en batalla.
Alice y Coyolxauhqui habían vuelto a ordenar a sus mascotas que se adelantaran en busca de pistas, pero hasta el momento sólo habían conseguido atraer a unos cuantos enemigos. De todos modos, era un riesgo que había que correr con tal de acelerar la búsqueda. Lyndon también se había adelantado. En ese momento encontrar cualquier cosa que no fueran huesos o arena le subiría el ánimo. Y cuál fue su sorpresa cuando al subir a unas rocas vio a lo lejos una especie de cofre semienterrado en la arena. Sin perder tiempo bajó y se dirigió hacia él. Eirena se percató de ello y lo siguió, pensando que había encontrado el vial de sangre restante. Natasha se extrañó al ver alejarse a la hermetista, pero al ver al truhán corriendo adelante se dio cuenta de que había un tesoro cerca y echó a correr igualmente.

—¿Adónde se dirigen tan apuradas? —se preguntó el templario al ver correr a las muchachas— ¿Habrán encontrado la sangre?
—No lo crreo. Segurramente van a meterrse en más prroblemas.

En tanto, Lyndon había llegado hasta el cofre. Ya estando cerca comenzó a moverse con cautela. Los cadáveres de tres saqueadores a su alrededor hacían notar lo peligroso que podía ser acercarse a abrir el baúl... pero la oportunidad de adquirir riquezas o algún artefacto antiguo bien valía el riesgo. Aún estaba revisando desde la distancia el arcón, buscando algún indicio de trampas, cuando notó que Natasha se acercaba rápidamente, por lo que dio un salto hacia el cofre, rápidamente puso su ballesta al frente de la cerradura y apretó el gatillo, reventando el candado. De una patada lo abrió antes de dar un salto hacia atrás. Aún estaba en el aire cuando a su alrededor se desenterraron tres enormes lacunis degolladores machos y seis hembras algo más pequeñas. Ante la sorpresa el truhán reventó una de sus esferas en su bota, desapareciendo en la nube de humo resultante. Las hembras lacuni saltaron inmediatamente hacia la nube, pero sólo dieron zarpazos al aire, por lo que de inmediato se centraron en Natasha y Eirena, quienes se encontraban más cerca. La hermetista conjuró un empujón enérgico, pero aunque consiguió rechazar a las hembras, los machos eran demasiado masivos y sólo retrocedieron un par de metros. La arcanista se cubrió con una armadura tormentosa antes de lanzar dos orbes arcanos. Las cazadoras lacuni saltaron hacia las aventureras, pasando por sobre las esferas de energía, pero entonces Natasha liberó una onda impactante, lanzándolas hacia atrás. Eirena también se vio afectada, aunque, al estar atrás, terminó más alejada de sus oponentes.
La taumaturga conjuró entonces un par de ciclones energéticos para mantener a raya a las bestias, pero los enormes machos pasaron a través de ellos, sin importarles las heridas que les causaran. Dándose cuenta que su protección eléctrica, aunque lanzara descargas periódicamente contra los lacuni, no sería suficiente para mantenerlos alejados, rápidamente se concentró y antes de que la alcanzaran se teletransportó a unas rocas elevadas, a suficiente distancia de la lucha.
Eirena titubeó un momento al verse repentinamente sola. Consiguió embelesar a uno de los machos lacuni, el cual comenzó a luchar contra los otros, pero las hembras se concentraron en ella. Tres lanzaron unas vasijas en llamas en tanto las otras saltaron al ataque. Con un empujón enérgico en el momento preciso consiguió rechazar tanto a sus oponentes como los proyectiles. No obstante, las cazadoras restantes se lanzaron al ataque inmediatamente después. Sin tiempo suficiente para conjurar otro empujón, la hermetista comenzó a retroceder mientras lanzaba proyectiles mágicos. Sin embargo, fue un disparo potenciado lanzado por Lyndon el que consiguió rechazar, y a la vez aturdir, a las agresoras.
Entretanto, Natasha, aunque feliz por haber conseguido realizar la teletransportación exitosamente, aún se encontraba recuperándose. El acto de teletransportarse era agotador ya que, además del poder arcano necesario para realizarlo, el hecho de desintegrar su propio cuerpo y recomponerlo en un instante era extenuante físicamente también. Forzando su poder, el cual aún no se encontraba plenamente estabilizado, conjuró una hidra en medio de los lacuni. Poco más podía hacer en su estado actual, así que debía apresurarse en estabilizar su propia energía y recuperar el aliento.
Lyndon había conseguido lisiar a un par de cazadoras con tiros incapacitantes, pero apenas podía mantenerse alejado de las demás. Eirena trataba de rechazar a las bestias hambrientas, pero el forzarse a lanzar conjuros más rápido la estaba agotando. Una lacuni saltó sobre ella, pero un instante después la bestia cayó hacia un lado, aturdida. Desde el suelo la muchacha vio al cuervo de Alice tomar altura para lanzar otro ataque. Con alegría escuchó los gritos de guerra de Kormac al lanzarse al combate. Los perros zombi a su lado consiguieron distraer a las cazadoras en tanto uno de los lacuni machos fue detenido con un puñetazo de trueno de Gilgamesh, quien luego le asestó un golpe de palma explosiva antes de arrojarlo hacia atrás con un azote de talón. Antes que los compañeros de su oponente reaccionaran, el monje desapareció al ejecutar su golpe de los siete lados, del cual los lacuni no pudieron hacer nada para defenderse. En cuanto el guerrero volvió a aparecer, el degollador más cercano se adelantó para atacarlo, pero sólo para recibir un feroz puñetazo en el costado proveniente del jayán. La bestia quedó en el suelo, en donde el siervo de Coyolxauhqui le asestó un aplastante golpe con ambos brazos. El lacuni macho restante avanzó para enfrentar al jayán, momento en el cual el monje descargó un muro de luz sobre él para luego castigarlo con puñetazos de trueno.
Desde arriba de la roca la arcanista veía como los demás luchaban. Su hidra, aunque quemaba con sus ataques a las bestias, no pasaba de ser apenas una molestia para ellos. Aún no recuperada del todo, pero suficientemente cabreada para compensarlo, se dejó caer desde lo alto. Antes de tocar suelo descargó una onda impactante que levantó una gran polvareda al tiempo que enviaba a volar a varias cazadoras y perros zombi. Se levantó rápidamente y descargó una cadena de relámpagos contra la hembras lacuni. Aunque logró aturdirlas un momento, también consiguió que se enfocaran en ella. Las bestias saltaron hacia la arcanista, pero ésta las recibió liberando una nova gélida. Como estatuas de hielo cayeron las cazadoras a su alrededor, a lo que la taumaturga lanzó una nueva onda expansiva. Un par de lacunis fueron destrozadas por el ataque en tanto las otras salieron despedidas por los aires antes de aterrizar varios metros más atrás. Trató de conjurar un orbe arcano para terminar el trabajo, pero una fuerte debilidad en sus piernas la hizo caer de rodillas. El esfuerzo realizado había sido demasiado en muy poco tiempo. Apretando los dientes comenzó a levantarse, mas sólo para ver cómo un chakram giratorio destrozaba a las tres criaturas heladas.
Entretanto, Kormac había contenido lo suficiente a las cazadoras lacuni hasta antes que Natasha apareciera, lo que había dado tiempo a Eirena y Lyndon a reagruparse. Ya enfocados sólo en un oponente, no les tomó mucho tiempo en terminar. En cuanto a los machos, uno yacía boca arriba con el pecho abierto por la palma explosiva de Gilgamesh. Mientras éste terminaba al segundo con un golpe raudo, lanzando por los aires al inmenso animal, Alice finiquitaba al lacuni azotado por el jayán con un disparo de una flecha elemental.

Lyndon: ¡Fiu! Eso estuvo cerca.
Kormac: ¡Eso es lo que ocurre cuando te dejas llevar por la codicia!
Lyndon: No es mi culpa. No se veía ningún enemigo alrededor cuando llegamos, ¿cierto, Eirena?
Gilgamesh: Sabías que el cofrre erra una trrampa, ¿no es así, Lyndon?
Lyndon: Ehmm... Pensé que sólo causaría una explosión o lanzaría un virote. Trampas habituales, ¿sabes?
Alice: Claro, no es como si todos los cofres que hemos hallado sólo convocaran criaturas.
Natasha: Por eso debes esperar a los demás, Lyndon.
Alice: Cierto. ¿Qué pasó contigo? No me molesté en venir antes porque pensé que tendrías la situación controlada.
Natasha: ¡Tú cállate! No lo entenderías.
Eirena: Agotamiento mágico. Suele suceder cuando se lanzan conjuros en sucesión. O alguno muy poderoso.
Natasha: Es la poca costumbre de teletransportarme... Antes podía hacerlo casi sin esfuerzo.
Coyolxauhqui: ¿Y por qué ahora no puedes? ¿Estás muy vieja?
Natasha: ¡¿QUE DIJISTE?!
Itzlacoliuhque: Entonces, ¿cuál es el motivo por elque ahora no puedas luchar como lo hacías antes?
Natasha: Tsk. Olvídenlo. No necesitan saberlo.
Alice: No muy diferente a una respuesta que daría Kall.
Natasha: ¿Qué insinúas, chica-flecha?
Alice: Sólo que te pareces más a él de lo que crees.
Eirena: Bueno, ambos son arcanistas.
Alice: Sí, pero no confío en Kall.
Natasha: ¡Ja! ¿Crees que los voy a traicionar?
Alice: No veo motivo para ello... Pero estaré alerta por si acaso.
Gilgamesh: No es aprropiado crearr desconfianzas entrre nosotrros.
Alice: Si he sobrevivido hasta ahora es por estar siempre alerta. Nada más. De todos modos, no seré quien inicie el ataque en caso de haber uno.
Lyndon: Es algo estresante estar siempre alerta, pero necesario en ocasiones. Lo sé muy bien.
Eirena: Chicos, no sean así. Tenemos que mantenernos unidos.
Alice: Difícil cuando este par sale corriendo al primer cofre que ven.
Coyolxauhqui: Sí que corren rápido. Hasta mis perritos tuvieron problemas para alcanzarlos.
Kormac: ¡Pero al menos ajusticiamos a esas bestias impías!
Eirena: Los lacuni no son malos. Sólo están asustados.
Itzlacoliuhque: ¿Por la presencia de Belial?
Eirena: Sí. Su influencia, aunque débil aquí, es suficiente para alterar a los animales.
Natasha: Como sea. Si nos atacan recibirán su merecido.
Alice: No por parte de ti, por lo que veo.
Natasha: Ya estoy recuperada. Si sigues incordiando, tú serás la siguiente.
Eirena: Chicas, por favor.
Alice: No te preocupes, Eirena. Lo único que me interesa ahora es encontrar esa sangre.
Gilgamesh: Entonces, ¡en marrcha!
Coyolxauhqui: Hmm... ¿dónde quedó el hombre del abrigo?
Eirena: ¿Abrigo? ¿Te refieres a Lyndon? Él...

Como suponían, el truhán ya estaba registrando el botín del combate. Pero mucho no debía de haber, pues en su rostro se dibujaba una expresión de decepción.

Lyndon: Sólo chatarra... Apenas algunas monedas de oro... Debí suponérmelo.
Alice: Eso es lo que dejaste. ¿Qué más había?
Lyndon: ¿Eh? ¿Insinúas que yo...?
Kormac: Por eso digo que no se puede confiar en este truhán.
Lyndon: ¿Interesado por el oro? La codicia es mala, Kormac.
Kormac: ¡Tú no eres digno de usar esa frase!
Coyolxauhqui: No debían de tener mucho. Los animalitos sólo juntan cosas brillantes y que les gusten.
Gilgamesh: Como la arrmadurra de los aventurrerros anterriores.
Eirena: Que no debieron ser muchos. Creo que somos los primeros que atravesamos estas tierras en un largo tiempo.
Itzlacoliuhque: Sólo un par de artículos mágicos había cogido Lyndon.
Alice: Entrega uno y quédate con el otro. Con eso bastará.
Lyndon: ¡Vamos! Yo hallé el cofre.
Alice: Junto con Eirena y Natasha. Y probablemente mi cuervo ya lo había visto antes.
Lyndon: Vale, vale.
Natasha: Yo me voy adelantando. Ya estoy harta de este lugar.

Sólo el orgullo le permitía a Natasha continuar al paso al que iba. Entre que el suelo comenzaba a volverse más suave, dificultando el caminar, y el calor sofocante que imperaba en el lugar, cada paso iba haciéndose más difícil que el anterior. Ya hasta el agua conjurada por la armadura glacial debilitada salía tibia, y al hacerla más fría la muchacha comenzó a estornudar por el cambio brusco de temperatura, por lo que prefirió cancelar el conjuro. Lo que menos quería era que la vieran resfríada, menos aún en combate. No daría buena impresión así, y además era muy incómodo y molesto el enfermar.
Los demás aguantaban la situación a su modo. Los que menos problemas tenían eran las santeras, quienes estaban acostumbradas al calor, aunque algo más húmedo, y Alice y Gilgamesh, quienes eran capaces de enfocarse en su objetivo, ignorando las molestias del cuerpo. Kormac también utilizaba su voluntad para seguir avanzando, pero su gruesa armadura de metal actuaba como un horno en este entorno, por lo que el calor era aún más sofocante para él. Tanto Lyndon como Eirena procuraban no pensar mucho al respecto, aunque ésta última lo llevaba un poco mejor por la ropa ligera que usaba.

—Ahhh, ¡Lo que daría por una pinta de cerveza de Puerto Real! —exclamó el truhán, soltando un suspiro—. ¿Falta mucho para llegar?
—No me digas que vas a empezar como un niño pequeño a preguntar cada cinco minutos cuanto falta. —soltó la cazadora, con una mezcla de molestia y desgano.
—¡Sólo me he quejado una vez! No seas tan dura conmigo.
—Prefiero cortar eso antes que empieces.

Un leve sumbido alertó a Alice. La muchacha se detuvo y comenzó a otear el horizonte. Hacia el este podía ver una especie de nube oscura. Un par de segundos después se dio cuenta que aquello no era una tormenta de arena sino un enorme enjambre. Le hizo una seña a los demás para que apuraran el paso, pero los insectos se dirigían directamente hacia ellos.

Alice: Tsk. Ni modo. ¡Prepárense todos! ¡Y tú, Kormac, a la retaguardia! No podrás hacerles nada a esos insectos con tu arma.
Kormac: ¡De ser necesario los acabaré uno por uno!
Alice: Y para entonces ya serás un esqueleto más en este desierto. ¡Abstente de luchar en esta ocasión!
Kormac: ¡Un templario nunca rehuirá un combate!
Gilgamesh: Entonces prrotege a Eirrena. ¡Cumple tu rrol, templarrio!

La cazadora plantó una serie de minas en la arena antes de retroceder. Llamó a su cuervo y lo guardó en su bolsa para evitar que atacara y terminara devorado por los insectos. El monje cerró los ojos para meditar en tanto Natasha comenzaba a acumular poder arcano en sus manos e Itzlacoliuhque murmuraba, orando a los espíritus.

—Vale que quería desahogarme —masculló la taumaturga—. ¿Pero insectos? No valen el esfuerzo.
—Pues puedes ofrecerte de sacrificio mientras los demás nos vamos —le contestó socarrona Alice.
—¿Y por qué mejor no te ofreces tú? Es una muerte apropiada para ti.
—En vez de quejarte aprovecha de liberar el poder del que tanto alardeas. Sólo procura no quedarte sin él nuevamente.
—¡Cállate! No tendrás oportunidad siquiera de lanzar un tiro en cuanto yo empiece.
—Ya veremos.

En cuanto los insectos estuvieron cerca de las minas de Alice, ésta lanzó varias granadas hacia ellas para luego disparar un par de flechas elementales. Las explosiones múltiples acabaron con una gran cantidad de insectos, pero aún quedaba una infinidad por combatir. Natasha conjuró un par de ciclones de energía delante de ella antes de comenzar a lanzar varios relámpagos desde sus dedos. Aunque la electricidad calcinaba a los insectos a su paso, éstos no la transmitían bien, por lo que las descargas no afectaban a tantos bichos como pensaba la arcanista que haría. Las explosiones de los cráneos ígneos de Itzlacoliuhque junto a las granadas de Alice conseguían acabar con la mayor cantidad de insectos, pero aún así los aventureros se veían obligados a retroceder continuamente.

—¡Van a rodearnos a este paso! —advirtió la cazadora— ¡Tomen distancia mientras los cubrimos!
—¿Retroceder ante esto? ¡Nunca!

La arcanista dejó de conjurar relámpagos para lanzarse al frente y de un salto liberar una onda impactante, la cual desintegró a todos los insectos en una gran área. No obstante, pronto se volvió a cubrir el lugar por el inmenso enjambre, así que la taumaturga conjuró una armadura tormentosa para protegerse. La electricidad que la cubría quemaba a los insectos que se acercaban, pero era tal la cantidad que tuvo que aumentar la potencia de su protección, comenzando a afectarle a ella misma. Coyolxauhqui se mantenía atrás, tratando de evitar que sus mascotas ataquen para no perderlas. Sin embargo, no podía quedarse mirando nada más, por lo que hizo aparecer desde la arena un zombi suicida que se lanzó contra el enjambre. Aunque en su avance cubría de restos tóxicos a los insectos que atropellaba, la verdad es que el zombi no hacía más que lanzarlos a tierra por el peso extra en vez de matarlos, además de que no afectaba a tantos al irse desarmando a cada paso que daba. La santera levantó de las arenas dos zombis más antes de que decidiera cambiar de táctica. Se acercó un poco más, puso su mano sobre su boca y liberó una plaga de langostas. Aunque éstas devoraron una gran cantidad de insectos, los demás se encargaron de ellas dado su mayor número, por lo que la santera liberó tres enjambres más.
Por su parte, Eirena y Lyndon trataban de ayudar como podían desde la retaguardia, aunque éste último se había hecho a la idea de desaparecer si la cosa se ponía peor, pues sus flechas casi nada podían hacer contra enemigos tan pequeños. La hermetista se limitaba a lanzar proyectiles mágicos, pues su empujón enérgico sólo rechazaría a los bichos, sin matarlos, por lo que no sería de mucha utilidad en este caso. Kormac se sentía frustrado, pues en el fondo sabía que nada podía hacer, pero le costaba mantenerse al margen viendo a los demás luchar. Gilgamesh en tanto lanzaba algunos puñetazos de trueno, calcinando con el choque eléctrico a los insectos antes de retroceder rápidamente para volver a repetir la operación. Mientras, la cazadora hacía lo que podía con los explosivos que tenía. Las minas estaban diseñadas para que pudieran explotar un par de veces más luego de unos segundos de rearmado, pero esto sólo afectaba a los bichos en medio del enjambre. El número de éstos, aún a pesar de la inmensa cantidad que habían eliminado, no parecía menguar significativamente. Itzlacoliuhque, consciente de que sus calaveras no eran suficientes, dejó de lanzarlas y en cambio evocó un enjambre de murciélagos ardientes desde su boca. Los quilópteros en llamas acababan con una enorme cantidad de insectos, pero el acto de invocarlos la estaba agotando rápidamente.
La arcanista, en su ímpetu, había quedado prácticamente rodeada por el enjambre, pero seguía con vida gracias a su armadura tormentosa. No obstante, entre el dolor de la electricidad y el asco de verse cubierta de restos calcinados de insectos, se cansó y liberó una nova gélida para luego conjurar una onda impactante. Los bichos congelados liberaban pequeñas novas de frío al morir, por lo que consiguió librarse de una buena cantidad de éstos, lo que le permitió retroceder mientras conjuraba una hidra. Ésta cumplía bien su labor con sus bolas de fuego, aunque el pequeño tamaño de éstas en comparación con la cantidad de insectos hacía que su aporte fuera claramente insuficiente.

—¡Perritos! ¡No! —se escuchó gemir a la pequeña santera.

Los demás no necesitaron mirar para darse cuenta que las mascotas de Coyolxauhqui habían decidido unirse a la lucha, aunque seguramente terminarían devorados. La santera liberó un par más de enjambres de langostas y lanzó un cántaro del cual salió una araña reina para ayudar a sus mascotas. Aunque las primeras devoraban vorazmente los insectos a su paso, la araña reina terminó picada y mordida hasta la muerte en tan sólo segundos. Sus arañuelos no fueron suficientes para enfrentar la amenaza y también fueron devorados.
Algo más atrás, Gilgamesh se percató que los seguidores no podían contener más la amenaza y perdían terreno rápidamente. Retrocedió donde ellos y realizó un golpe ciclónico, atrayendo y luego destrozando a los insectos con una explosión de energía. Luego invocó un círculo rúnico de protección en torno a ellos. La hermetista entonces concentró su energía para crear un campo de protección alrededor. Teniendo más tiempo a disposición, el monje comenzó a ejecutar rápidos y fluídos movimientos hasta crear un torbellino de viento a su alrededor. En cuanto consiguió estabilizarlo se lanzó al ataque con un golpe raudo. Casi quedó en medio del enjambre, pero, protegido por el vórtice de vientos a su alrededor, comenzó a lanzar puñetazos de trueno en todas direcciones, haciendo caer a los insectos por docenas. Los rápidos movimientos del monje aceleraban los vientos que lo envolvían. Pronto el torbellino se convirtió en un pequeño huracán, atrayendo y destrozando a los bichos en las cercanías.
Entretanto, Itzlacoliuhque estaba muy débil para seguir invocando quilópteros ígneos, por lo que había vuelto al lanzamiento de calaveras. Su hermana estaba furiosa por haber perdido sus tres perros y ahora lanzaba de todo, desde arañas reina y sapos hasta zombis y arañas tumularias. A Patitas, la araña de Alice, le había ido mejor pues se mantenía a distancia, escupiendo redes para llevar los bichos a tierra. Su dueña, en tanto, comenzaba a quedarse corta en granadas, por lo que de vez en cuando disparaba breves ráfagas de saetas en llamas y alguna que otra flecha elemental. La arcanista, por su parte, había vuelto a conjurar un par de ciclones energéticos. También lanzó un par de orbes arcanos, pero, aunque en su paso arrasaban con una gran cantidad de insectos y muchos más morían en la explosión subsiguiente, requerían demasiada energía comparado con el resultado. Harta del combate, conjuró por unos momentos su rayo desintegrador y luego un torrente arcano, que si bien acababan con una gran cantidad de insectos, en especial el segundo, la agotaban mucho más rápidamente, por lo que, frustrada, liberó una onda impactante antes de retroceder y volver a lanzar relámpagos.
Aunque incontables como eran, los insectos ya empezaban a comerle menos terreno a los aventureros. Sus enjambres eran menos compactos y ya empezaba a ser necesario buscar los grupos más concentrados para atacar en vez de hacerlo en todas direcciones como hacían antes. Sin embargo, los aventureros comenzaban a mostrar signos de agotamiento, por lo que mantuvieron ataques ligeros por un par de minutos antes de pasar a una acometida total. Alice ya se veía obligada a lanzar boleadoras con sus manos ante la falta de granadas, pero con todos los ataques de área unificados consiguieron acabar con la mayor parte del enjambre enemigo. Las langostas de Coyolxauhqui y el torbellino de Gilgamesh junto a sus demás técnicas de viento y rayo acabaron por dispersar o aniquilar al resto.
Dando un suspiro de alivio, Alice liberó una nube de humo para ahuyentar a los pocos insectos que aún rondaban por ahí y luego se reunió con los demás.

Alice: Gasté una gran cantidad de explosivos durante el combate. Mis reservas estarán limitadas hasta que volvamos al campamento. De flechas y saetas estoy bien. ¿Qué tal ustedes?
Lyndon: ¿Esto es como un informe o algo así?
Alice: Acabamos de tener un gran combate. Mejor saber ahora si hay algún problema que averiguarlo luego cuando necesitemos enfrentar un enemigo superior.
Natasha: ¿Gran combate? ¡Sólo eran insectos!
Alice: El problema fue el número, y lo sabes bien. Además, tampoco es que te lucieras demasiado, así que no te hagas la importante ahora.
Natasha: ¡Puf! No valían la pena.
Lyndon: Pero igual tuviste que retroceder.
Natasha: ¡Porque no valía la pena!
Alice: Por lo animados que discuten supongo que ustedes estarán bien. ¿Eirena, Gilgamesh?
Eirena: Todos bien. Tuvimos problemas en cierto momento, pero Gilgamesh llegó a tiempo.
Alice: Y veo que conocías una técnica muy útil. Ideal para este enfrentamiento.
Gilgamesh: Los dioses me guían. No puedo perder.
Lyndon: Ninguno acá lo hizo.
Natasha: ¿Qué hay de las santeras?
Alice: Oh, cierto. Coyol volvió a perder sus perros.
Lyndon: Suerte que siempre puede crear más.
Natasha: ¿De nuevo? ¡Vaya! Y todo lo que me reprendieron aquella vez en el Cenobio cuando murió ese pececito.
Eirena: ¿Oh? ¿Te gustan los peces, Natasha?
Natasha: No exactamente. Me pidieron que le cambiara el agua como castigo por ignorar lo que decía un maestro, pero consideré mejor y más rápido conjurar agua nueva.
Lyndon: Y ahí fue donde explotaste la pecera junto a la pared.
Natasha: ¡Sólo me desconcentré un momento! A todo esto, ¿cómo supiste lo que sucedió?
Lyndon: Bueno, sólo recordé lo que pasó con las frutas y... ¡Au! Vamos, no te desquites conmigo.
Gilgamesh: Al menos en esta ocasión Coyolxauhqui no se ve tan deprrimida como solía estarr antes cuando perrdía sus perros.
Natasha: Sí, tienes razón. Quizás ya se hizo a la idea de que sus mascotas le durarán poco.
Eirena: Lo dices de manera muy fría. ¡Debe ser muy triste para ella pasar por eso!
Gilgamesh: Sabes que es lo mejorr parra ella el que no se encarriñe demasiado con sus bestias, Eirrena.
Eirena: Sí, pero...
Alice: Lo importante es que Coyol no está decaída. Podremos continuar sin problemas si lo aguanta bien.
Lyndon: Quitando el pequeñísimo problema de no saber hacia donde ir... no deberíamos tener muchos más.
Gilgamesh: Porr eso es una búsqueda, Lyndon.
Natasha: Estoy de acuerdo con Lyndon. También estoy cansada de caminar por este sucio desierto enfrentando alimañas.
Alice: Bueno, siempre puedes pedirle a tu querido amigo Zoltun Kall que nos guíe hacia su sangre.
Natasha: Sabes lo irritante e inútil que es en estos casos, chica-flecha.
Lyndon: Hablando de eso, la cabeza parlanchina ha estado muy callada últimamente.
Eirena: Es cierto. Solía hablar bastante al principio.
Alice: ¿Qué pasó, Kall? ¿Te entró arena en la boca?
Kall: El escucharlos a ustedes ya es lo bastante irritante como para querer unirme a su inútil discusión.
Natasha: ¿Oh? ¿Él terminó hartándose de nosotros antes que nosotros de él? Eso no me lo esperaba.
Eirena: ¿Ah? ¿Qué quieres decir, arcanista?
Kall: No dejan de parlotear sobre cosas sin importancia. Casi añoro el silencio de mi tumba.
Alice: Si prefieres te podemos devolver ahí.
Kall: Sabes que no lo harás. Me necesitan para su "heroica" misión.
Alice: Y tú sabes que sin nuestra ayuda sólo serás alimento de los siguientes lacuni o azores que encontremos.
Kall: No creas que sólo con eso se librarían de mí. Ni siquiera los Horadrim fueron capaces de acallarme por siempre, como puedes ver.
Eirena: Ten cuidado, Alice. Recuerda que aún después de decapitado y de todos estos siglos, aún vive. Es muy probable que tenga a su disposición algún hechizo que le permita seguir viviendo... Y quizás...
Gilgamesh: Alice no harrá eso. No te prreocupes, Eirrena.
Natasha: Jejeje. Irónico que luego de ser el más irritante de los Horadrim ahora seas tú el que se siente molesto, Kall.
Itzlacoliuhque: Gracias por esperarnos. ¿Qué pasó en nuestra ausencia? ¿Kall recordó algo?
Lyndon: Sólo recordaba lo agradable del silencio de la muerte.
Coyolxauhqui: La muerte corpórea trae mucha tranquilidad al espíritu. ¿Extraña estar muerto?
Alice: Algo así. ¿Ya estás bien, Coyol?
Coyolxauhqui: Sip. Hermanita me dijo que cuidara mascotas nuevas, así que creé más. Jeje, es una suerte que haya tantos huesos aquí. Debería crear más perritos.
Itzlacoliuhque: Hermana, ¿recuerdas la última vez que convocaste más de tres perros?
Coyolxauhqui: Oh, pero es que no estaba concentrada. Sólo por eso se desarmaron nada más ponerse en pie.
Lyndon: ¿Alguna vez has estado concentrada, para empezar?
Itzlacoliuhque: No te lo recomiendo, hermana.
Coyolxauhqui: Buuuu.
Jayán: Bruuu.
Coyolxauhqui: ¿Tú que dices? ¿Crees que pueda hacerlo, Jibri?
Jibri: ¡Bruum!
Coyolxauhqui: ¡Siii! ¡Gracias por confiar en mí!
Jibri: Gruuu :-)
Alice: Bien, puedes intentarlo mientras seguimos buscando la sangre de este arcanista irritado.
Coyolxauhqui: ¿Qué le pasó? ¿Se quemó con el sol?
Zoltun Kall: Si siguen deteniéndose a cada momento, terminarán como los esqueletos que les rodean.
Descuida, Kall. No moriremos aquí... Lo que quiere decir que tendrás que aguantarnos por bastante tiempo más.
Eirena: Francamente, estoy con él respecto a que deberíamos terminar lo antes posible.
Natasha: Sí, pero no negaré que es divertido por una vez desesperar a alguien de manera tan simple. Debí haberlo hecho un par de veces con mis maestros en Caldeum.
Alice: Conociéndote, seguro no necesitabas siquiera hablar para hacerles perder la paciencia.
Natasha: Me envidiaban. Se exasperaban tan sólo con mi presencia.
Lyndon: No logro imaginar porqué...
Alice: Sí, mejor déjala que siga hablando sola.
Natasha: Envidiosa.
Alice: Lo que digas.
Zoltun Kall: Al menos no soy el único que sufre con sus discusiones absurdas.
Sí, pero no la animes, que luego no podrás callarla.
Eirena: A propósito, has estado muy callado, Kormac. ¿Te pasa algo?
Kormac: Ah. No te preocupes por mí, Eirena. Sólo es la frustración de no haber podido colaborar en la extinción de este mal.
Lyndon: Ah, vamos. Has combatido en todas las otras batallas. Por una que no lo hagas no pasa nada.
Alice: Sí, y dudo que a partir de ahora esto se convierta en un paseo. No te faltarán ocasiones para combatir.
Kormac: Lo sé.
Lyndon: Pero, ¿saben? Por una vez me gustaría que las cosas sucedan de manera simple. Tan sólo llegar, hacer lo que debemos, cobrar la recompensa e irnos.
Alice: Si por tí fuera saltarías a la parte de la recompensa de inmediato, ¿no es así?
Lyndon: Pues... si puedo conseguir oro sin mayor esfuerzo no veo porqué debería rechazar la oportunidad.
Gilgamesh: Esto no serrá tan sencillo.
Lyndon: Eso me temo.

AdCast - Ads from the Community



Add a Comment:
LennoraSilverstone Featured By Owner Sep 1, 2015  New Deviant Hobbyist Writer
Thank you SO much for the llama Heart
By the way, if you enjoy erotic/romantic novels, you can have a look at my gallery and if you like it enough, add me to your watch list.
I am posting parts of an erotic novel I am writting and, soon enough, will be giving the whole book out to my watchers for free :) (Smile)
TswordZ Featured By Owner Sep 3, 2015
I'll give a look on that :-)
Pyjak Featured By Owner Aug 23, 2015
Thank you for the fave :excited: 
TswordZ Featured By Owner Aug 23, 2015
No prob. Your work was amazing   :icondragonshy2plz:
Koikii Featured By Owner Aug 8, 2015  Hobbyist Digital Artist
Hola Tsword-Kun! :la:
I just wanted to say hi! It's been a while, how have you been??
TswordZ Featured By Owner Aug 8, 2015
Hi, Koikii!   :icondragonhi:

Right now I'm thinking in more drawings, testing the anime style (Drawing anime with semirealistic painting didn't work very well :icondragonkekeplz:) and reading about some videogames I'm interested   :icondragonxpplz:

But also trying to restart the fanfiction I was writing. I stopped it because I wanted to finish the delayed drawings, but... it's not good to just do one thing. Ican do one or another when the mood is right   :icondragonshy2plz:

How are you doing there? And the weather? Here is raining a lot.
Koikii Featured By Owner Sep 4, 2015  Hobbyist Digital Artist
Oh I am so so sorry for replying late!!! Please forgive me ;w;
Go for it! Please upload them here once you're done!
*I haven't gone through friend submissions yet haha so sorry if you have already!!*

I see :3 Well, good luck with whatever you decide to do!!

Yeah, I'm fine thank you! The weather is extremely rainy... We've just had about 2 weeks of rain! *_* Probably the same as you xD
TswordZ Featured By Owner Sep 4, 2015
yep, it was almost the same (Some cold and windy days, too), but the last couple of days were sunny... but stiill cold   :iconitsfreezingplz:

And yeah, when I finish the testing-drawing I'll upload it :-)

Hope I don't take too much time this time... Well, always I can begin another drawing and finish the other later :icondragonkekeplz:
(1 Reply)
Koikii Featured By Owner Feb 13, 2015  Hobbyist Digital Artist
Hola Tsword-Kun!! <33
I just wanted to thank you!! You comment on every single one of my drawings and reply to me, and that means a lot. Thank you very much!!
Sorry if this seems weird, I just haven't been as active lately and I just wanted to say thank you for all the lovely support and faves and comments you've given me over time!! :hug:
Again, thank you very, very much!!
TswordZ Featured By Owner Feb 13, 2015
thanks, ame-chan! :icondragonglomp:

I like to watch your works and don't worry. I know a lot about being inactive :icondignitylaughplz:

Ok, maybe mine is for blocks and... well... :iconmiseryplz:  Never mind, I'm working in new projects and I have lot of ideas, so I'm feeling better right now :icondragonxd:

Ehhmm, what was I writing..? Ah, yes. Although you have been a bit inactive lately you keep uploading work from time to time, so don't worry. We love to see your works and your style. Keep with it! (And try new things, too :icondragonkekeplz:)
Add a Comment: