Shop More Submit  Join Login
About Deviant Member RicardoMale/Chile Group :iconall-without-limits: All-Without-Limits
Without limits, without waits!
Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 177 Deviations 3,975 Comments 4,897 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Groups

Activity


Finally! It's finished! :-D
Sexy Yoko by TswordZ
Sexy Yoko
A coloring project of a lineart offered by magion02

Well, this was a funny (although lengthy) drawing that took me nearly two weeks. Most of the time was about experiments and tutorials. As my previous works were cell-shading style, I needed to learn how to paint this way. And why did I use this instead the other style? Well, as the lineart was realistic-ish-style I thought it was better this style of painting would fit better, even if I had to learn a lot again :iconstudytimeplz:

But the results worth it :icononioncleanplz:





Coloreado de un lineart ofrecido por magion02

Bueno, éste fue un divertido (aunque largo) dibujo que me tomó cerca de dos semanas. La mayor parte del tiempo fue debido a experimentos y tutoriales. Como mis trabajos previos fueron estilo cell-shading necesité aprender a pintar de esta forma. ¿Y porqué hice esto en vez de usar el otro estilo? Bien, me pareció que el lineart, al ser de estilo semi-realista, merecía un estilo acorde de pintado, incluso si debía aprender un montón nuevamente :iconstudytimeplz:

Pero el resultado valió el esfuerzo :icononioncleanplz:




Yoko, from Gurren Lagann.

Lineart from magion02 (Link here)

Color by me

Tools:   :icontabletplz:   :iconpainttoolsaiplz:   :icongimpplz:
Loading...
De repente se oyeron unos gritos de auxilio desde dentro de una cabaña. La hermetista inmediatamente corrió hacia allá.

—Vamos, tenemos que salvarlo —dijo, entrando por el sótano de la vivienda.

El grupo se quedó quieto un rato, extrañado por el repentino liderazgo que había tomado la muchacha. Natasha dio un resoplido de desaprobación. Quería encontrar a Kall pronto y esto sólo conseguía retrasarla más.

—La hermetista es un personaje fascinante. ¿No lo crees? —comentó el templario, dando un leve suspiro.
—No dejes que la pasión se interrponga en nuestrra causa —recomendó Gilgamesh.
—Además, no creo que sea de tu tipo, Kormac —añadió la cazadora.
—¿Qué? No... Entendieron mal lo que dije —respondió el aludido—. No me refería a eso.
—¿Entonces a qué? —inquirió la arcanista, con una sonrisa burlona.
—Pues...
—Ahora no importa. Vamos adentro —interrumpió Alice.

El grupo entró deprisa al sótano, con la cazadora a la cabeza. Dentro, Eirena estaba conteniendo el ataque de varios peones caídos, pero en cuanto dieron un par de pasos desde el suelo surgió una bola de llamas rojas y de ella emergió un enorme maestro caído. Éste lanzó un rugido antes de cargar junto a los peones, a los cuales había envalentonado, contra la hermetista. Ésta conjuró un empujón enérgico, alejándolos de golpe. Aún los peones estaban en el aire cuando varias flechas enredantes cruzaron el lugar, enredándose en ellos. Mientras los demonios luchaban con la maraña de hilos, el monje se teletransportó hacia ellos con un puñetazo de trueno antes de lanzar un barrido de armada con su azote de talón. Los caídos, al estar enredados entre sí, salieron todos disparados hacia el muro, estrellándose contra él y rompiéndose varios huesos. No obstante, del suelo comenzaron a aparecer numerosas bolas de fuego que convocaban más y más caídos. Natasha corrió hacia el medio de la habitación antes de dar un salto y clavar su cimitarra en el suelo, liberando una onda impactante. Varios demonios cercanos al punto de impacto fueron destrozados mientras los otros fueron apartados con fuerza. Alice, en tanto, comenzó a disparar flechas famélicas con sus lanzadoras de cuero, llenando la habitación de pequeños virotes que volaban en todas direcciones. Kormac y Eirena comenzaron a atacar a un peón cercano mientras Lyndon sonreía desde la retaguardia.

—Ya no serás la única que llene de flechas el lugar, Alice.

El truhán apuntó con su ballesta, que ahora parecía más voluminosa y comenzó a disparar. Sin embargo, esta vez lo hacía más rápido y lanzando tres virotes a la vez.

—Oh, interesante la mejora que le aplicaste a tu arma, Lyndon —le comentó la cazadora.
—Sabía que te gustaría.
—Ahora sólo te falta mejorar las flechas y serás una fuerza a tener en cuenta.
—¿Eso quiere decir que dejarás de ignorarme?
—... Puede ser.
—Hmmm, será difícil dada la cantidad de saetas que dispara esta cosa...
—Soy una chica difícil.
—Me di cuenta.

Algo incómoda por el enjambre de saetas a su alrededor, la arcanista descargó una nova gélida. Aunque los blancos estaban quietos, varias flechas de Lyndon erraban el blanco dada la forma de abanico en que había dispuesto el mecanismo de disparo.

—Sería bueno que pudieras enfocar tus tiros —comentó Alice.
—Bueno, como solemos enfrentarnos a hordas de demonios pensé que sería mejor atacar a varios objetivos a la vez.
—Eso es útil, pero también es importante ser versátil.
—De acuerdo. Supongo que podré hacer algo... luego.

Más demonios seguían siendo convocados, pero éstos iban cayendo rápidamente ante los potentes ataques de área de los héroes. Con un par de orbes arcanos, la arcanista daba el golpe final a los últimos caídos que quedaban en pie. Alice disparó un par de virotes más en la cabeza del maestro al pasar al lado de él para asegurarse que estuviera muerto.
Ya pasado el peligro, de en medio de unos sacos y unos barriles salió un hombrecillo gordo. Aún temblaba de miedo, pero de a poco se le fue pasando. Prendió el aceite de una linterna de mano, pero inmediatamente se arrepintió, pues ahora se veía con claridad la cantidad de cadáveres de demonios que habían quedado dispersos por el piso.

Alice: No te preocupes por ellos. Ya no te darán más problemas.
Poblador: S-Sí. G-Gracias.
Lyndon: Aceptamos cualquier cantidad de oro como recompensa.
Eirena: ¡Lyndon!
Lyndon: Es broma. Es broma.
Lugo: Gracias, gracias. Me llamo Lugo. Pensé que era hombre muerto cuando aparecieron esos demonios en mi casa.
Eirena: Han invadido el oasis. No es seguro quedarse aquí.
Alice: ¿Crees que Caldeum lo será más?
Lugo: Ehhh, bueno. Recojo la basura de los acueductos para que no ensucie el agua...
Natasha: Qué interesante. Ahora vámonos.
Lugo: Este... La paga no es buena, pero encuentro mucho que vender. Si gustan, pueden echar una mirada.
Lyndon: ¿Te salvamos la vida y quieres vendernos cosas como recompensa? Éste me superó en lo codicioso.
Lugo: Yo también necesito dinero para vivir.
Natasha: Vale. Revisión rápida entonces. Hmmm... no sirve, basura, chatarra, inútil, no apto... No, no nos sirve nada de aquí. Lo siento.
Lyndon: Pues eso sí fue rápido.
Natasha: Sí. Este lugar es muy bonito, pero ya quiero ver a ese Kall.
Gilgamesh: ¿Porr qué tanto interrés?
Natasha: Quiero comprobar si es tan poderoso como cuentan las historias.
Gilgamesh: Ten cuidado. Recuerrda que fue muerrto por una rrazón.

Los aventureros salieron del sótano y se encaminaron hacia una zona con algo más de vegetación. Iban esquivando las plantas venenosas cuando de repente fueron emboscados por un par de timadores corcovados. Éstos fueron recibidos con un azote de talón que los lanzó hacia atrás. Entonces Natasha conjuró un rayo gélido sobre ellos, permitiendo a los demás dispararles y golpearlos a placer. Los siervos de Belial no aguantaron más de cinco segundos el castigo antes de perecer.

—Este desierto está plagado de saña y maldad —comentó el templario, con un tono algo triste—. Es increíble que la gente pueda subsistir en estas dunas yermas.
—La gente hace lo que debe para sobrevivir —añadió Alice.
—Así es —asintió Lyndon—. Todos hacemos lo que podemos para sobrevivir.

Los demás lo quedaron mirando raro unos momentos antes que el templario lo increpara.

Kormac: Lo que tú haces son simplemente crímenes.
Lyndon: No es que me sienta muy orgulloso de ello, pero no tenía alternativa.
Alice: ¿Y qué me dices de tu hermano?
Natasha: Cierto. ¿Por qué no te uniste a la guardia junto con él?
Lyndon: No somos parecidos, en verdad. Él siempre fue confiable y práctico... un gran pelmazo, en fin.
Alice: Y tú siempre metido en problemas.
Lyndon: ¡Claro que no! Sólo me divertía con el Gremio de Ladrones. Nada realmente serio.
Gilgamesh: Hasta que te hiciste delincuente.
Lyndon: Puede que eso haya sido serio.
Eirena: ¿Y por qué no lo dejas?
Lyndon: No es tan fácil. Es que...
Natasha: Es más fácil robar a los demás que conseguir las cosas por tu cuenta, ¿no?
Lyndon: Eh, que también tengo que esforzarme. Cualquiera puede quitarle unas monedas de oro a alguien, pero hacerlo sin que lo noten es un arte.
Gilgamesh: Así que a tus ojos erres un arrtista del delito.
Lyndon: Bueno, ahora que lo dices, creo que tengo talento.
Kormac: Pues los talentos son para usarlos en ayudar a los demás.
Lyndon: ¿Y ahora no estoy ayudándoles? Eso es un avance, ¿no?
Gilgamesh: Sí, perro lo haces por el orro.
Lyndon: No soy el único. ¿Cierto, Natasha?
Natasha: No sé de qué me hablas.
Lyndon: De que no es delito enriquecerse un poco mientras salvamos al mundo, ¿no crees?
Natasha: ... Supongo que tienes razón.
Lyndon: ¿Ven? No soy el único que piensa así.
Kormac: Eso no te justifica.
Lyndon. Es sólo diferencia de opinión entre nosotros. Puedo vivir con eso. Además, los tesoros sin lo mejor de este mundo. ¡No hay nada igual!
Alice: Siempre tienes algo que decir, ¿no?
Lyndon: Es otro de mis grandes talentos.
Natasha: Pues entonces mantenlo guardado un rato, que ya me está doliendo la cabeza.

Avanzaron un poco antes de encontrarse con un puñado de caídos. Alice lanzó un par de chakrams gemelos al grupo de peones y ordenó a su cuervo que atacara al maestro. Natasha, en tanto, hizo una barrida con un torrente arcano antes de comenzar a electrocutar a los demonios restantes. Kormac cargó hacia delante mientras Gilgamesh mantenía a raya a aquellos que querían flanquearlos, golpeándolos a larga distancia con su alcance mortífero. Estaban en eso cuando una enorme bestia descargó un fortísimo golpe con su brazo al maestro, haciéndole perder el equilibrio. Alice, extrañada por el repentino ataque, pero incapaz de perder la oportunidad de aquella distracción, disparó unas boleadoras que se enredaron en el cuello del demonio. Un par de segundos después hicieron explosión, decapitándolo.
Los pocos peones que quedaban entraron en pánico y trataron de huir. Uno de ellos recibió el impacto de una flecha incapacitante, permiténdole a Gilgamesh alcanzarlo y eliminarlo con una rápida serie de puñetazos. Alice se encargó de otro lanzándole una daga en la nuca mientras Natasha electrocutaba a los rezagados, pero de repente un par de pequeñas bestias cuadrúpedas saltaron sobre los demonios, mordiéndolos repetidamente.

—¿Qué son esas cosas? —preguntó el truhán.
—Sólo un objetivo más rápido —se apresuró a contestar Natasha, lanzando unos proyectiles mágicos hacia las criaturas. Éstas recibieron algunos impactos mientras el resto dio en los demonios, matando a éstos últimos. Sin embargo, antes que la arcanista lanzara otra descarga, varios proyectiles fueron lanzados hacia ella, a lo que Eirena reaccionó conjurando un campo guardián sobre ella, deteniendo los impactos.

—¿Quién está allí? —preguntó severa Alice, apuntando con sus lanzadoras de cuero hacia la vegetación.

Ante la ausencia de respuesta, Natasha lanzó un orbe arcano hacia la ubicación a la que apuntaba la cazadora. La explosión despedazó las hojas de los helechos y arrancó trozos de troncos de las palmeras cercanas. Ante eso el enorme bruto, que se había mentenido quieto durante unos momentos, cargó hacia ella y lanzó un golpe, pero fue detenido por el escudo de Kormac. Gilgamesh entonces, con un golpe raudo, se acercó a la bestia y comenzó a asestarle numerosos puñetazos. No obstante la potencia y cantidad de éstos, el bruto continuaba de pie y comenzó a atacarlos junto a esos extraños perros humanoides. «¡Atentos!» advirtió el monje antes de juntar sus palmas y crear un destello cegador. Natasha, quien estaba lanzando un rayo desintegrador, al verse encandilada de improviso, comenzó a conjurar su rayo en espiral, intentando acertarle a quién le había atacado anteriormente.

—¡Deja de disparar eso, pedazo de estúpida! —le gritó Alice, agachándose para esquivar el rayo—. Ni siquiera estás apuntando. Así nunca le darás.
—Lo haré eventualmente. Ahora cállate.
—Antes nos matarás a nosotros.
—Tsk. Siempre me molestan por detalles...
—¡¿A quién llamas «detalles»?!
—¡Cuidado, Natasha! —gritó Eirena.

Dos de las bestias cuadrúpedas se lanzaron contra la arcanista. Aún cegada parcialmente, la muchacha iba a correr mientras cargaba un orbe arcano, pero en ese momento numerosas manos emergieron de la tierra, sosteniéndole los tobillos.

—¡Natasha!

La taumaturga clavó su cimitarra en la arena y liberó una potente onda impactante, la cual arrojó a los perros hacia atrás y consiguió que las manos la soltaran. Rápidamente se alejó del lugar, lanzando un orbe hacia donde estaba antes para terminar de deshacerse de lo que fuera la había inmovilizado.
Gilgamesh, esquivando los potentes ataques de la bestia bípeda y lanzando innumerables golpes con su estilo de los cien puños, se dio cuenta que su oponente estaba muy capacitado para recibir daño, por lo que decidió ir más fuerte. Le propinó un potente golpe con su palma para luego concentrar una enorme ola de luz en forma de campana sobre la bestia para luego asestarle una fortísima patada. Sin embargo, aún con esa potencia, la criatura sólo retrocedió un par de metros. Por tanto, el monje se lanzó contra él con un golpe raudo para presto desaparecer y ejecutar su técnica del golpe de siete lados, del cual su oponente no pudo hacer nada más además de aguantar, como tampoco pudo evitar recibir un potente barrido de armada. El azote de talón lo levantó escasos centímetros en el aire, pero fue suficiente para hacerlo caer. Kormac, quien había estado asestándole hachazos en la espalda, cargó una vez más contra el monstruo al haberlo alejado el monje.
La cazadora, convencida de que alguien más comandaba a las bestias y viendo que tanto Eirena como Lyndon y Natasha mantenían a raya a los monstruos cuadrúpedos, lanzó varias granadas hacia donde había escuchado ruidos extraños para luego disparar unas cuantas flechas famélicas. Después arrojó un par de chakrams gemelos antes de desaparecer tras una cortina de humo. Aprovechando la oscuridad y su momentánea invisibilidad, avanzó rápidamente hacia donde había lanzado las granadas. Junto a la explosión de éstas percibió movimiento entre las hojas de los helechos, por lo que dio un salto hacia allí y, disparando con ambas lanzadoras de cuero, comenzó a girar en su posición, acribillando todo a su alrededor.

—Eh, ten más cuidado, chica-flecha —le gritó la arcanista al recibir el impacto de una saeta, la cual activó su armadura gélida.

Un leve quejido de dolor le advirtió a la cazadora de la posición de su oponente, por lo que dejó de girar y, poniendo ambas ballestas al frente, presionó dos gatillos laterales en sus armas, con los cuales un carrete de hilo comenzó a girar a toda velocidad. Luego jaló los gatillos de disparo, dejando salir una andanada de flechas unidas por un delgado hilo. Un suave golpe contra el tronco de una palmera le hizo saber que había capturado a su presa, por lo que se acercó con cautela, apuntando con ambas ballestas. En ese momento, una enorme imagen de una especie de no muerto demoníaco apareció frente a ella. «¿Pero qué demo...?» alcanzó a exclamar la muchacha antes que varios haces de luz blanco-azulina se dirigieran hacia ella. Alice dio una voltereta hacia atrás, esquivando las explosiones, pero al aterrizar vio como un espíritu se aproximaba a ella. La cazadora prendió los mecheros de sus ballestas y descargó su disparo rápido. El fuego abrasador deshizo el alma en pena y continuó hasta donde estaba su oponente, pero un zombi emergió del suelo, recibiendo las saetas. El no muerto predió en llamas antes de deshacerse y caer al suelo en pequeños trozos ardientes. La muchacha entonces lanzó una daga para empalar a su objetivo, pero ésta sólo se clavó en el tronco de la palmera.

—Maldición, se escapó.

La explosión del cuerpo del bípedo monstruoso la distrajo brevemente. La bestia dio un par de pasos antes de desplomarse de costado. A su vez, la detonación de un orbe arcano partía en pedazos a uno de los monstruos cuadrúpedos cuando escuchó un grito y sintió algo en el suelo cerca suyo. Dio un paso corto hacia atrás y vio como decenas de pequeñas ranas saltaban hacia ella. La cazadora dejó caer unas cuantas granadas antes de dar una voltereta hacia atrás. Las explosiones alertaron a Natasha, quien pensó su compañera necesitaba ayuda, por lo que puso sus manos al frente y conjuró un torrente arcano hacia donde escuchó las detonaciones. El barrido de explosiones arcanas iluminó el lugar, permitiéndole a Alice divisar la silueta de su oponente. Chasqueó sus dedos y ordenó a su cuervo que lo ataque. El ave se lanzó en picada contra su objetivo en tanto la cazadora disparaba una flecha elemental. El virote en llamas iluminó el camino hacia su objetivo, permitiéndole ver como su cuervo era golpeado con una especie de vasija y se alejaba, volando en zig-zag durante unos momentos antes de estrellarse contra un pequeño prado. «¡Maldición!» exclamó la muchacha mientras corría hacia la silueta. Cogió a la carrera al pájaro debilitado, pero al darse cuenta que estaba cubierto de pequeñas arañas, lo hizo dar un par de rápidas vueltas en el aire, con lo que consiguió deshacerce de ellas. Dio una voltereta hacia delante al ver que nuevamente el suelo frente a ella estaba cubierto de sapos, dejó al cuervo en la arena y dio un salto con su chakram en alto. Sintió el impacto de una aguja en su pecho y dos más en su hombrera. Eso no la detuvo y lanzó un corte vertical con su chakram. Se escuchó un crujir de madera y la cazadora se dispuso a lanzar otro ataque, pero uno de los monstruos cuadrúpedos le mordió el brazo, inmovilizándola.

—¡Quítame las garras de encima, monstruo!

Alice disparó a quemarropa su ballesta de mano en la cabeza de la criatura, pero apenas consiguió que apretara un poco menos fuerte. Sin embargo, el empujón enérgico que conjuró Eirena consiguió liberarla, justo a tiempo para que la cazadora evadiera una puñalada que lanzó su oponente. Alice lanzó otro corte con su chakram, que la silueta consiguió esquivar. Iba a ejecutar otro ataque, pero un rayo de color rojo intenso atravesó el lugar.

—Te hacía falta mi ayuda, ¿eh? —comentó la arcanista.

Alice no alcanzó a responder, pues el perro humanoide saltó hacia ella. Puso el chakram como escudo, pero la bestia lo mordió, impidiéndole usarlo como arma. Mientras, Natasha trataba de acertar a la figura sombría, desintegrando todas las plantas que el rayo tocaba y causando severas quemaduras en los troncos de las palmeras. La silueta hizo emerger un zombi desde el suelo, pero el rayo de la arcanista lo atravesó como si no estuviera en frente y lo desintegró rápidamente. Un fuerte lamento y un posterior sollozo la distrajeron. Una muchacha de piel oscura vistiendo unas pequeñas y extrañas prendas estaba arrodillada al lado del cadáver del gigantoide, con un par de lágrimas en sus ojos.

—¡Noooo! ¡Yuyu!
—¿Yuyu?
—¿Eras tú quien comandaba estos monstruos? —preguntó severo Kormac, poniéndose detrás de la chica.
—¡No era un monstruo! Era mi amigo.

Tanto la cazadora como su oponente permanecieron inmóviles, observándose mutuamente. Un proyectil mágico lanzado por la arcanista interrumpió la contemplación. De un salto la figura esquivó el proyectil, dejándose ver a la luz de la luna. También era una muchacha de piel oscura, aunque un poco más alta que su compañera. Se mantenía inclinada hacia adelante, como si fuera a caminar a cuatro patas como un animal, pero su mirada atenta era similar a la de Alice, al menos en la forma en que parecía analizar su entorno. Vestía ropas ligeras, con adornos de hojas y plumas. Aún empuñaba en su mano derecha un filo dentado, un cuchillo con un curioso diseño con dientes, y en la izquierda llevaba un estraño objeto. Parecía estar hecho de varias patas pequeñas de animales amarradas con una fibra vegetal.
Se volteó a ver a su compañera, quien aún sollozaba al lado del cadáver del gigante. Luego le dio una mirada a la cazadora, como pidiendo una tregua. Ésta asintió con la cabeza, a lo que la muchacha de piel oscura se acercó donde su amiga.

—Te dije no te encariñaras con él —le dijo con una voz ligeramente grave.
—No puedo evitarlo. Son tan lindos —contestó la otra, secándose las lágrimas.
—¿En serio está hablando de esas criaturas? —se preguntó Eirena.

La arcanista se acercó donde la cazadora, con un orbe de energía en la mano.

Natasha: ¿Y bien? ¿Vamos a continuar observando o terminamos la pelea?
Alice: Ellas no son enemigos.
Natasha: Pues a mí me atacaron. Y si lo hacen, deben pagar por ello.
Eirena: ¿Qué pasará ahora, entonces?
Lyndon: La verdad no tengo idea ni qué está ocurriendo.
Kormac: Controlan criaturas demoníacas. Deben ser ajusticiadas.
Alice: Espera, Kormac.

La aborigen continuaba tratando de consolar a su amiga dándole pequeñas palmaditas en la espalda. Al menos ahora ya sollozaba menos.

—¿Quiénes son ustedes en realidad? —preguntó la cazadora desde una distancia media, por si debía reaccionar a algún movimiento hostil.
—Somos santeras de la Tribu de las Cinco Colinas. Los espíritus nos avisaron de un mal terrible que asola estas tierras, y por eso vinimos.
—¿Qué es eso de «santeras»? —preguntó la hermetista.
—Leí algo sobre ellas en la biblioteca de Caldeum —dijo Natasha—. Son guerreros espirituales de las tribu umbaru que habitan las junglas del Teganze. Se dice que pueden invocar muertos y espíritus.
—Eso queda bastante al sur. ¿Qué hacen tan lejos?
—Los espíritus hablaron. Nos alertaron que el fin se aproximaba. Eso no puede suceder.
—¿Entonces también están aquí para derrotar a Belial?
—¿Ese es el nombre del espíritu inmundo? Pues sí. Vinimos para devolverlo a la Tierra Inconclusa.
—Más bien es un demonio —corrigió Alice—. Así que habría que devolverlo a los Infiernos Ardientes. Y esto sí que es una sorpresa. No me esperaba encontrar más aliados por estas tierras.
—No estarás hablando en serio —interrumpió el templario—. Ellas no pueden unírsenos. Son malvadas.
—¿Qué te hace pensar eso?
—Tú misma viste los horrores que convocaron. Son iguales a esos cultistas seguidores de Maghda.
—Estoy de acuerdo —dijo la arcanista—. Nos atacaron. Además, no parecen de fiar.
—¡Ustedes fueron los que atacaron a mis mascotas! —se defendió la santera más pequeña.

La quedaron mirando unos momentos. Luego el grupo comenzó a deliberar mientras la santera más alta seguía consolando a su compañera.

Alice: Tenemos el mismo objetivo. Podrían ser buenas aliadas.
Kormac: Esto podría ser el engaño final de Maghda.
Lyndon: ¿Pero qué dices? Ya la matamos en Alcarnus.
Kormac: Entonces podría ser una trampa de Belial.
Natasha: Puede ser.
Kormac: Deben ser otro tipo de cultistas. No hay duda de ellos.
Eirena: No las compares con esos fanáticos. Ellas no tienen esa mirada de maldad en sus ojos.
Gilgamesh: Estoy de acuerrdo con Eirrena. Sus espírritus parrecen estarr en calma.
Lyndon: ¿Tú también puedes ver espíritus?
Gilgamesh: Me rrefierro al aurra que desprrenden.
Lyndon: Ahora estoy más confundido.
Eirena: El aura es la energía que nos rodea. Una muestra de nuestro interior, de neustro ser.
Natasha: Creo que eso lo dejó peor.
Alice: Como sea, eso hace un tres a dos a favor. ¿Tú qué opinas, Lyndon?
Lyndon: ¿Yo? Déjame verlas mejor. Hmmmmmmm, yo tampoco veo maldad alguna en ellas.
Natasha: Más bien no ves ropa alguna en ellas.
Kormac: ¡Tú sólo buscas que más mujeres se unan al grupo!
Eirena: ¿Qué hay de malo con eso?
Kormac: El problema no son las mujeres, sino lo que él quiere hacer con ellas.
Lyndon: Yo sólo quiero combatir el mal y todo eso. Mientras más seamos, mejor. ¿No es así, Alice?
Alice: Un poco de acuerdo con ambos.
Kormac: Pero olvidas que sus demonios nos atacaron igualmente.
Alice: Reconozco... que disparé primero. Esas bestias originalmente estaban atacando a los peones caídos.
Lyndon: Osea, todo es culpa tuya.
Alice: No te pases, Lyndon.
Natasha: Pues, su apariencia no me termina de agradar. Se ven muy extrañas.
Lyndon: No niego se vean exóticas... y eso las hace atractivas. Pero, vamos. Todos ustedes se ven bastante raros de todos modos.
Todos: ...
Eirena: Eso... no sonó muy bien.
Natasha: Bueno, supongo que somos un grupo bastante variopinto.
Alice: No te excluyas, Lyndon, que tú tampoco tienes buena apariencia.
Lyndon: ¿Cómo que no? Soy un imán para atraer mujeres.
Natasha: Más bien tú las andas persiguiendo.
Lyndon: Es sólo una táctica para que luego me sigan a mí.
Eirena: Entonces, ¿se unirán al grupo?
Alice: Lo preferiría, aunque será decisión de ellas.
Kormac: ¿Primero un delincuente y ahora unas indígenas? ¡Por favor!
Gilgamesh: La aparriencia de una perrsona no muestrra su verrdaderro ser.
Alice: Gilgamesh tiene razón. No seas así, Kormac. Debemos derrotar a un Señor Demoníaco. No rechazaré ayuda alguna.

La cazadora se dirigió donde las santeras. Éstas no se habían movido de su sitio. La mayor se veía igual de calma mientras la menor ya estaba algo más tranquila.

—¿Tu amiga resultó herida? —preguntó.
—Es mi hermana. Y no, sólo está afectada por la pérdida de sus mascotas.
—¿Qué son esas bestias en realidad?
—Son sólo invocaciones —dijo la más pequeña—. Nada más.
—¿Lo ven? —gritó Kormac—. ¡Ellas invocan criaturas desde los infiernos!
—Eso es no es verdad —corrigió la mayor—.. Nuestro poder proviene de la tierra y del mundo de los espíritus.
—¿Entonces vendrían a ser alguna especie de zombis? —preguntó Lyndon.
—Son parte de la tierra, parte carne.
—Tomaré eso como un sí.
—Creo que no es sólo eso lo que controlan —añadió Alice—. Esos sapos venenosos eran suyos, ¿no?
—Lo son, pero son parte de la tierra. No los controlamos del todo, pero ésta nos suministra los necesarios para llevar a cabo la voluntad de los espíritus.
—Veneno, criaturas y zombis entonces. Esa luz con la que me atacaste... ¿era un espíritu, entonces?
—Esa luz de la que hablas fue una descarga espiritual, pero sí. A veces los espíritus ayudan.
—Eso suena bastante... tétrico —comentó Eirena.
—Sí, pero el uso de esos poderes sería útil contra los demonios —dijo la cazadora—. Sería como usar sus propias armas contra ellos, salvando las distancias. ¿Qué opinan? Tenemos el mismo objetivo. Será más fácil conseguirlo si nos unimos.
—Es raro ver que busques más compañía, chica-flecha.
—Después de pasar tanto tiempo contigo, hace falta algo más de sensatez en el grupo.
—¡Hey!
—Su ayuda serrá bienvenida —añadió el monje.
—Me sigue pareciendo una mala idea.
—Debes aprrender a verr más allá de las aparriencias, Korrmac.
—Bueno, sí. El calvito es una buena muestra de ello —rió Natasha.
—Y tú eres otra —dijo Alice.
—¿Por qué yo? Cualquiera que me viera pensaría que soy parte de la nobleza.
—Sí, pero en el interior eres una chica engreída, maleducada, arrogante, egoísta y... Tienes razón. Eres lo que aparentas.
—Ya van dos, flechita...
—Los espíritus dicen que sus palabras son verdaderas —comentó la mayor—. Nos uniremos a ustedes y juntos limpiaremos la oscuridad que cubre esta tierra.
—Me alegra oír eso —dijo el truhán, acercándose y haciendo una reverencia—. Soy Lyndon, para servirles. ¿Cuáles son sus nombres, bellas damiselas?
—Mi nombre es Itzlacoliuhque. Y mi hermana menor se llama Coyolxauhqui.
—Este... Ya veo. Interesantes nombres, Izle, Isla... col... ¿Te puedo llamar Izla?
—Que sea Itzla, aunque eso no tiene mucho sentido.
—Ah, es porque... bueno... para no gastar el nombre.
—No fue una buena excusa —le susurró Natasha.
—¿Estás celosa?
—Eso se lo tienes que preguntar a la chica-flecha.
—¿En serio tienes que llamarme así? —reclamó la aludida.
—¡No empiecen de nuevo! —interrumpió el monje.
(Suspiro) En fin. ¿Tu hermana estará bien? Por la pérdida de sus mascotas, digo.
—No te preocupes por ello. Lo superará, como lo ha hecho antes.
—Me alegro. Ahora, denme un momento.

La cazadora se separó del grupo y se acercó al lugar donde antes habían estado luchando. Recogió desde el suelo a su cuervo, quien se movía pesadamente. Empezó a tratar las mordeduras de araña que tenía con unos líquidos que sacó de unos frasquitos de su cinturón.

Itzlacoliuhque: ¿Es tu mascota?
Alice: Sí. Afortunadamente no fue mordido muchas veces. Se pondrá bien, aunque no pueda volar por un tiempo.
Coyolxauhqui: ¿Cómo se llama?
Alice: No le he puesto nombre. Tan sólo viene conmigo.
Coyolxauhqui: Deberías. Eso aumenta la unión con tu criatura.
Itzlacoliuhque: Pero es por eso que luego sufres tanto cuando las pierdes.
Coyolxauhqui: ¡Por supuesto! Son mis amigos. No son simples objetos.
Alice: Lamento lo que ocurrió con tus mascotas. Como aparecieron en medio de la batalla, pensamos que eran enemigos.
Coyolxauhqui: Entiendo. No te preocupes. Haré más.
Eirena: ¿A qué te refieres?

La santera bajó sus brazos mientras murmuraba algo ininteligible para luego levantarlos con fuerza. En ese momento, tres bestias a cuatro patas se desenterraron del suelo.

Lyndon: ¿Más perros zombis?
Coyolxauhqui: Bien, tú te llamarás Kenyi, tú serás Hajari y tú, Mashika.
Alice: Ahora veo a qué te referías con que no me preocupara y que lo superaría.
Natasha: ¿Pero esos perros no se pudrirán con el tiempo?
Lyndon: ¿Más de lo que están?
Itzlacoliuhque: El cariño que tiene por sus mascotas le permite mantenerlas. No volverán a la tierra por sí solas. Por cierto, recuerdo que recibiste una aguja durante nuestro combate. Estaba envenenada. ¿Cómo es que aún estás bien?
Alice: Me he entrenado durante años. He tenido que soportar heridas graves y venenos varios. Además, suelo consumir pequeñas dosis de hierbas que sirven como antídoto.
Natasha: Interesante. Creo que ustedes dos se llevarán bastante bien.
Lyndon: ¿No tiene que ser así entre compañeros? Deberíamos conocernos mejor, ¿no crees Izla?
Itzlacolihque: No me digas así. Tan sólo llámame por mi nombre.
Natasha: Jajaja. Creo que eso está fuera de sus capacidades.
Eirena: Hmm. ¿Qué hay del gigante?
Coyolxauhqui: Oh, había olvidado a mi jayán.

La muchacha volvió a levantar los brazos y desde las arenas emergió una enorme abominación con el cráneo descubierto y unas cuantas vendas café cubriendo parte de su torso, piernas y brazos. Tenía colgada varias calaveras desde unos fierros clavados en la espalda y al igual que el anterior, ante la ausencia de amenazas, se quedó quieto, de pie en donde había surgido.

Coyolxauhqui: Siii. A tí te llamaré Babatunde.
Lyndon: Pues sí que tiene imaginación para poner nombres.
Alice: Entonces supongo que podemos partir. ¿Ya están todos listos?
Eirena: Listas por aquí ♥
Gilgamesh: Movámonos.
Natasha: Sí. Quedé con ganas de pelear. Tengo que desquitarme con algo.
Kormac: Esto no terminará bien. Empezamos como un equipo para combatir el mal y ahora están aceptando a cualquiera.
Alice: Nuestra misión no ha cambiado, Kormac. Sigue siendo encontrar y derrotar a los Señores del Terror. Si crees que esto te supera, eres libre de dejarlo.
Kormac: Ningún templario podría evadir tamaña responsabilidad.
Alice: Bien, entonces concéntrate y sigamos buscando. La cabeza de Kall no puede estar lejos.
Una luz en la oscuridad Cap.68
Nuevos oponentes y situaciones en la oscuridad de la noche.


Acto 0: Los comienzos

00


Acto 1: La Estrella Caída

01 - 02 - 03 - 04 - 05 - 06 - 07 - 08 - 09 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22

23 - 24 - 25 - 26 - 27 - 28 - 29 - 30 - 31 - 32 - 33 - 34 - 35 - 36 - 37 - 38 - 39 - 40 - 41 - 42 - 43 - 44


Acto 2: Mentiras en el Desierto

45 - 46 - 47 - 48 - 49 - 50 - 51 - 52 - 53 - 54 - 55 - 56 - 57 - 58 - 59 - 60 - 61 - 62 - 63 - 64 - 65

66 - 67 - 68




Diablo 3 y el mundo de Santuario pertenecen a Blizzard Entertainment, al igual que las profesiones de los personajes principales (Los aventureros o héroes), mas éstos últimos son de mi propiedad.
Loading...
Finally! It's finished! :-D
Wow, I haven't been here for so long, but certainly it seems that it was. I've learned a lot, found nice friends and drawing less that I would like, lol :icondragonxd:
Vaya, No he estado aquí por mucho tiempo, pero ciertamente pareciera que ha sido así. He aprendido un montón, encontrado grandes amigos y dibujado menos de lo que hubiera querido, lol :icondragonxd:


Some of my works/Algunos de mis trabajos:



The first/El primero:


Natasha Olegovna Retrato by TswordZ


With pencil/Con grafito:


Tiger girl by TswordZ


Realistic/Realista:


Desert Eagle by TswordZ


Improvement/Mejora:


Natasha Olegovna Desert Eagle by TswordZ


Fanfic:


    



Pixel art :


Erza sword Animation by TswordZ

Faith running by TswordZ

Thundersword animated icon v2 by TswordZ


Improvement/Mejora:


Morrigan by TswordZ


Illusion/Ilusión:


Shadow Illusion by TswordZ


Digital:


Erza X Mira by TswordZ


Yeah, I've featured nearly everything :icondragonkekeplz:, but this was my evolution (or metamorphosis) as an artist. And I still have to improve more this year! :icondragongrin:

Sip, mostré casi todo :icondragonkekeplz:, pero ésta ha sido mi evolución (o metamorfosis) como artista. Y todavía tengo que mejorar más este año! :icondragongrin:


Happy 14th birthday, deviantArt! / ¡Feliz 14° cumpleaños, deviantArt! :icondragonhiplz:


:iconcake3dplz:   :icondragonwant::iconsaysplz:Cake!   :iconcake3dplz:
  • Mood: Pride
  • Listening to: Two Steps from Hell
  • Reading: El Hombre Estelar
  • Watching: Hunter X Hunter
  • Playing: Mass Effect 2
  • Eating: Cookies
  • Drinking: Coffee

deviantID

TswordZ
Ricardo
Chile
While I was a kid I really liked to draw little comics. When I was on school I drawed on free times, sometimes a badass character, sometimes a detailed background. Also I discovered I could write some nice stories from just some fragments of text.
Then... something happened. I lost that impulse for drawing, for writing. And some years passed away.
So, after a while lost, I found a game interesting enough for write about it. At first it was some short descriptions about my feelings from the game, but then that story grew more and more. So, with that I also recovered the enjoyment for drawing and started to sketch some characters. Then I decided to come here, to DeviantArt, and put together my work, so it won't be lost as the others I did when I was on school, where I could learn from others and enjoy great deviations.
Now, I even made some friends, like xAmeChanx and SolKorra, of who I'm learning a lot. I'm improving my stories, I'm improving my drawings and also I'm trying new styles. It's good to be here :-)
Interests

AdCast - Ads from the Community

×

Friends

Comments


Add a Comment:
 
:iconcyberii:
CyberII Featured By Owner Oct 12, 2014  Professional Traditional Artist
Thanks for your interest! :w00t:
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Oct 13, 2014
No prob. You motivated with your comic. I had plans for some comic or ME memes but never started for "lack of speed" (I'm too slow drawing and painting T.T), but you are doing a comic for all the trilogy!

Hmmm, a question, how do you do for not take too much time drawing and painting? Is there a tip (skill) or is just practice (lvl up)?
Reply
:iconcyberii:
CyberII Featured By Owner Oct 13, 2014  Professional Traditional Artist
Oh, haha, it only seems like that, sometimes real life stops me from drawing it for several months even.

Heh, there's few tricks I use - first, lots of reference screenshots. Flycam around the level, replaying some episodes over and over when I decide I need a different angle for a frame in my head. Next - I use the stuff I've already drawn for the previous pages. Copy-and-paste, correct the color scheme, redraw some minor details or expressions. Saves time.
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Oct 14, 2014
Referencies and recycle. Got it. Thanks!

hehe, hope I'll finish soon this "anime series" of drawing I'm in (Both for practice and fun) so I can start with ME drawings :-)
Reply
:iconkittysib:
KittySib Featured By Owner Sep 28, 2014
Thanks for the llama!:D
Reply
:iconkoikii:
Koikii Featured By Owner Sep 14, 2014  Hobbyist Digital Artist
You have a folder for my work....??
:iconcannotevenplz:
Gracias Tword-Kun!!

Como estas?? :glomp:
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Sep 14, 2014
Jeje, yep. You have lot of nice works, so it was better to give you a folder exclusively for your works :icondragonshy2plz:

I'm fine now. Shading my next drawing, finally! :icondragonkekeplz:

Too much time I've used. Guess I have to improve that too :icondragonxpplz:
Reply
:icontoxioneer:
toxioneer Featured By Owner Aug 30, 2014  Student Filmographer
Thanks for the watch <3
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Aug 30, 2014
No prob. Your works are great!

And thanks for the watch, too :icondragonshy2plz:
Reply
:iconhawksfan4848:
Hawksfan4848 Featured By Owner Aug 14, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Thanks for the favs! :iconmoehinata-plz:
Reply
Add a Comment: