Shop Mobile More Submit  Join Login
About Deviant RicardoMale/Chile Group :iconall-without-limits: All-Without-Limits
Without limits, without waits!
Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 232 Deviations 6,118 Comments 8,396 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Groups

deviantID

TswordZ
Ricardo
Chile
While I was a kid I really liked to draw little comics. When I was on school I drawed on free times, sometimes a badass character, sometimes a detailed background. Also I discovered I could write some nice stories from just some fragments of text.
Then... something happened. I lost that impulse for drawing, for writing. And some years passed away.
So, after a while lost, I found a game interesting enough for write about it. At first it was some short descriptions about my feelings from the game, but then that story grew more and more. So, with that I also recovered the enjoyment for drawing and started to sketch some characters. Then I decided to come here, to DeviantArt, and put together my work, so it won't be lost as the others I did when I was on school, where I could learn from others and enjoy great deviations.
Now, I even made some friends, like xAmeChanx and SolKorra, of who I'm learning a lot. I'm improving my stories, I'm improving my drawings and also I'm trying new styles. It's good to be here :-)
Interests
Some time has passed from the last journal (Let's not count the Easter one :icondragonkekeplz:). In the end, this month I couldn't be as productive as I wanted either. To finish the last drawing "took me" a month. In quotation because, although it was the time between I started and finish it, there's no way it could take so long, and I guess I found the reason of so much procastination: The best moment for draw something is precisely when the idea comes, when the inspiration is in the air, when the wish of drawing is there. If it's drawed later, that passion fades, and, although working on that, it's not the same.
Normally I had a list for things to do in the day for avoid procastination, but then I forced myself to do things I already didn't want. So I changed it for a list of projects and ideas, so I can choose what to do in the moment. Hope I don't hesitate now about what to do exactly XD

I have the intention of do a couple projects and several drawings. I'm not out of ideas, but I hope now I can stop thinking about what to do and instead I just do it :iconherotimeplz:



Tiempo ha pasado del último journal (Bueno, no contemos el de Pascuas :icondragonkekeplz:). Contrario a lo que esperaba, este mes tampoco pude ser tan fructífero en lo que a arte se refiere (Hmm, creo que en nada prácticamente :iconmiseryplz:). Terminar el último dibujo "me tomó" un mes. Entre comillas porque, aunque es el tiempo que pasó entre que lo empecé y lo terminé, de ningún modo debía tardar tanto, y creo que encontré la razón de tanta procastinación: El mejor momento para dibujar algo es exactamente cuando uno tiene la idea, la inspiración, el deseo de hacerlo. Si se deja para después ese deseo disminuye y, aunque ya se esté trabajando en ello, no se sienten las mismas ganas. Claro, a veces hay complicaciones para llevar el dibujo a cabo (Como inspirarse en un bus, a medianoche cuando los ojos no dan para más o cuando uno está haciendo otra cosa).
Normalmente tenía una lista de cosas que hacer en el día para evitar el divagar y el dudar qué hacer, pero irónicamente eso, junto con seguir trabajando en un dibujo cuyas ganas se habían ido, hicieron que otras ideas, y por tanto otros posibles dibujos, vinieran y se fueran. Así que, para evitar esto, quité la lista diaria y sólo dejé un listado de ideas y proyectos. De este modo puedo hacer lo que tenga ánimos en el momento. Temo que esto me lleve a una indecisión sobre qué hacer a continuación, pero al menos ya no podré decir que "no tengo idea que hacer" XD

Por intención, tengo un par de proyectos grandes, además de varias ideas para dibujos. Los primeros los tengo aparcados hasta que termine con los experimentos y sepa que puedo terminar el proyecto (Y no suceda lo mismo que el fanfic de Diablo 3, que avanza a paso de caracol herido). De los dibujitos, usaré algunos para agregar un par más de entradas a un concurso antes de ponerme un poco más en serio con esto. O quizás debiera decir más decidido, pues también a veces, por tomar esto casi como un trabajo, termino estresándome innecesariamente.

Bueno, al menos el dibujo está terminado. A ver qué se me ocurre para las siguientes participaciones, que no volveré a cometer el error de comenzar otro dibujo que ya no tenga ganas de hacer. Quedarán aparcados hasta que vuelvan las ganas :-)
  • Mood: Artistic
  • Listening to: Miracle of Sound
  • Reading: Tutorials
  • Watching: Fairy Tail
  • Playing: Final Fantasy VIII
  • Eating: Bread with mermelade
  • Drinking: Coffee

Activity


Salieron de los portales sin mayores contratiempos, aún a pesar de la inestabilidad de éstos. Kormac resopló con una mezcla de determinación y fastidio al salir. Sabía que el trayecto por el desierto sería difícil, pero la esperanza de que Lyndon se quedara en Caldeum le había animado anteriormente. Ánimo que ahora se había transformado en molestia.
Aún se encontraban en los bordes del oasis, por decirlo de algún modo. Todavía podían encontrarse algunos matorrales y plantas por ahí, pero el verdor de la hierba dejaba paso rápidamente a la amarillenta arena. Las pequeñas escaleras y estructuras de madera eran las últimas estructuras humanas que se podía ver antes de llegar a las temidas Arenas Desoladas, de donde se decía que nadie había podido salir con vida de ahí... Aunque el que Zoltun Kall y los Horadrim hayan estado allí y sobrevivido era una muestra de que podía recorrerse este lugar.
Ya estaba amaneciendo. El sol no se podía ver aún debido a la inmensa meseta a la cual se dirigían, pero los rayos de luz sobre ésta aumentaban rápidamente su brillo. Deberían lidiar con el calor del desierto de todos modos. «No importa» pensó la cazadora. Sabía que con el descanso que tuvieron que tomar, y con el retraso subsiguiente, había muchas probabilidades de que perdieran la oportunidad de avanzar un trecho durante el fresco de la noche. Al menos ahora tendrían una distancia de visión mayor.
Mientras subían por el sendero hacia la meseta escucharon reírse a Zoltun Kall y vieron comenzar a formarse su imagen con la arena del desierto.

Alice: ¿Hm? ¿Tienes un chiste nuevo, Kall? ¿Por qué no lo compartes con nosotros?
Kall: Jajajaja. Ustedes y yo somos iguales, ¿saben?
Natasha:
¿En serio? No me veo como una cabeza parlante.
Kall: Guárdate el sarcasmo. A pesar de lo que son, los demás... el ángel caído, la bruja... los usan a ustedes para sus propios fines.
Kormac:
¡Ellos buscan acabar con la semilla del mal, traidor! ¡Ese ha sido también nuestro objetivo desde siempre!
Lyndon: Ehhh, habla solamente por ti, Kormac.
Kormac: Por supuesto, todos saben que tu objetivo aquí es el oro.
Lyndon: No lo decía por eso, sino... es un poco molesto que alguien hable por mí. Bueno, excepto quizás durante el juicio preliminar que me hicieron hace un tiempo. Mi defensor habló muy buenas cosas de mí. Mi yo lo hubiera hecho mejor... aunque de todos modos tuve que escapar luego.
Kall: Es un desperdicio. ¡Eligieron ser sus marionetas cuando su poder original podría convertirlos en una deidad!
Itzlacoliuhque:
No siento esas tentaciones, Zoltun Kall. Mira adónde te llevaron tus deseos.
Alice: Es verdad. Los que buscan poder suelen ser destruídos por él.
Lyndon: ¿Entonces nuestra linda Natasha terminará explotando como esos cultistas?
Natasha: No seas idiota, Lyndon. Yo no busco poder. Lo poseo.
Alice: En otras palabras, es una bomba andante.
Natasha: Lo dice la psicótica que va cargada de explosivos.
Eirena: ¡Chicas, por favor!
Kall: Da igual. ¡Pronto volveré a este mundo y entonces les demostraré lo que un nefalem es capaz de hacer!

Y dando una larga risotada, la imagen se deshizo, cayendo la arena que la conformaba al suelo, y el arcanista volvió a quedar en silencio.

Kormac: Ese mago no es confiable. Digo que es mejor que lo abandonemos en el desierto y vayamos directo por Belial.
Natasha: No es mala la idea, ¿sabes?
Alice: Sí, excepto que probablemente no seamos capaces de matarlo.
Natasha: ¡Ja! Poder no me falta, chica-flecha. No te preocupes por ello.
Alice: Más que el poder necesario, me preocupa que tal vez Belial no muera como tal si lo atacamos normalmente.
Itzlacoliuhque: ¿Te refieres a que su espíritu aún perdure entre nosotros?
Alice: Algo así.
Coyolxauhqui: Pero tú sabes controlar bien a los espíritus, ¿cierto, hermanita?
Itzlacoliuhque: Pido su ayuda para llevar a cabo su voluntad. Dudo que Belial nos ayude con su muerte.
Coyolxauhqui: Oh.
Lyndon: ¿Tú qué dices, Eirenita?
Kormac: ¡Ya te he dicho que no la llames así!
Eirena: Bueno... Los demonios que convocaban los señores Vizjerei podían ser eliminados cuando tomaban forma física. Pero siempre entendí que sus almas volvían a los Infiernos Ardientes... o tomaban posesión de algún cuerpo cercano, generalmente el del convocador.
Gilgamesh: Si existe la posibilidad de destrruirr a Belial porr completo, debemos arriesgarrnos.
Lyndon: Jajaja, pobre Kormac. Nadie lo toma en cuenta.
Eirena: ¡No digas eso! Es sólo que...
Alice: Es sólo que su idea no fue aceptada. Nada con lo que un templario no pueda vivir, ¿cierto, Kormac?
Kormac: Tenemos una misión por delante.
Coyolxauhqui: ¡Síii! ¡Vamos a buscar cabezas!
Itzlacoliuhque: Esta vez es la sangre, hermana.

Luego de unos minutos de caminata llegaron por fin a la meseta que marcaba el inicio de las Arenas Desoladas. Habían encontrado varias señales de palos con cráneos encima y algunos huesos, como una advertencia de muerte. No les dieron mayor importancia. Sabían a lo que venían y a lo que se enfrentarían. O al menos eso creían.

Natasha: ¡Uf! Había olvidado el calor de las Arenas Desoladas. Tendré que usar mi armadura glacial nuevamente.
Lyndon: Podrías compartirla con nosotros, Naty.
Natasha: Hmmm, nunca lo intenté con otras personas. Pero viendo que si no los ayudo morirán por el calor pronto, podría intentarlo.
Coyolxauhqui: ¡Wiiii! ¡El señor del abrigo será una figura de hielo!
Lyndon: ¿Ah?
Eirena: Bueno, podría suceder algo así. ¿Recuerdas lo de las frutas?
Lyndon: Esto... Creo que estaré bien, Naty. No te preocupes. No quiero malgastar tu energía.
Natasha: No confías en mí...
Lyndon: No es eso. Es sólo... que... que tu poder es mucho. ¡Sí! ¡Eso! Mi cuerpo no podrá soportarlo.
Natasha: Hmph. Vale.
Lyndon: (Suspiro de alivio).
Alice:
Buena jugada, Lyndon.

Un ligero viento seco los recibió. Frente a ellos se hallaba un paraje de arena infinita, sólo cortado por pequeñas afloraciones de roca, aunque a lo lejos podía verse algunas considerablemente más grandes. Alice se agachó un momento para examinar el terreno. «La arena es gruesa —pensó la cazadora—. Eso es bueno. No nos hundiremos tan fácil al caminar».

Natasha: Escuché que a veces envían a los arcanistas enloquecidos y criminales a morir a este paraje.
Itzlacoliuhque: Los espíritus no me hablan aquí. Ésta es una tierra muerta y vacía.
Alice: No me sorprende que Zoltun Kall haya compliado sus archivos en este desierto, lejos de la ciudad, donde pocos podrían sobrevivir.
Gilgamesh: Estarremos bien. Ahorra, en marrcha.
Lyndon: Por supuesto. ¿Alguna idea por dónde comenzar a buscar?
Natasha: Oye, Kall. ¿Te acuerdas dónde están tus archivos? ¿O dónde pudieron ocultar los Horadrim tu sangre?
Kall: Mis archivos yacen bajo este desierto, quizás bajo estas mismas arenas que pisamos.
Lyndon:
Excelente, ¿comenzamos a cavar entonces?
Natasha: Bueno, entre las bombas de la chica-flecha y mis orbes arcanos debería ser suficiente para acabar pronto.
Kall: ¡Jajajajaja! Los Horadrim no fueron capaces de destruírlos; apenas lograron cerrar bien la puerta. Y todavía tengo las llaves.
Lyndon:
Bueno, sé abrir todo tipo de cerraduras, pero así será todo más fácil.
Eirena: Creo que se refiere a que sólo podremos entrar por un portal.
Kall: Al menos alguien usa el cerebro en este grupo.
Alice:
Quizás debiéramos extraer el tuyo. ¿Qué dices, Kall?
Natasha: Oh, buena idea. Sería interesante estudiarlo.
Kall: No lo harán. Me necesitan para su misión.
Gilgamesh:
Y tú a nosotrros parra volverr a la vida.
Natasha: Sí, así que mejor dinos todo lo que pueda ayudarnos a terminar esto rápido.
Kall: Ya saben todo lo que necesitan. ¡Muajajajajajajaaa!
Alice:
Realmente esa risa suya está comenzando a molestarme.
Natasha: Sí. También debe ser molesto para la garganta. ¡Muajajajaa! Ugh. Realmente hay que forzarla para hacer eso.
Eirena: Jeje. Sí. Te falta algo de práctica, pero... de algún modo pega contigo.
Natasha: ¿Qué quieres decir?
Eirena: Bueno, que...
Alice: Que te pareces más a Kall de lo que crees.
Natasha: Ambos somos poderosos. Lo sé.
Itzlacoliuhque: Kall dijo que sabemos lo que hay que hacer, que es buscar su sangre para abrir el portal, mas no dijo dónde hallarla.
Alice: Entonces quiere decir que no sabe donde está.
Lyndon: Osea, volvemos al principio.
Alice: Eso no cambia nada. Aún debemos encontrarla. ¡En marcha!

Aunque se esperaban una caminata larga, los ánimos iban decayendo rápidamente en algunos de los aventureros por lo dificultoso de avanzar por la arena y el inmenso calor reinante. Luego de media hora de marcha ya estaban bañados en sudor, y sólo habían visto dunas, rocas y algunos rapaces en el cielo. Al menos ahora la arena estaba tan seca que prácticamente se había apelmazado, formando un paisaje agrietado. Al ser el suelo algo más sólido pudieron avanzar más rápido, aunque las altas temperaturas les impedían acelerar demasiado la marcha para evitar sofocarse.

—¡Agh, qué calor! —se quejó el truhán—. Daría culalquier cosa por una de esas frutas de Eirena.
—Ja, ¿ya se te acabaron? —rió la arcanista, quien era la única que se mantenía fresca gracias a su conjuro.
—Ya comí algunas, pero... ahora están tibias. Daba gusto antes con lo fresquitas que estaban.
—Vale, aquí tienes una.

La taumaturga le arrojó una fruta a Lyndon, quien la cogió al vuelo.

—¿Pero qué? ¡Esto está congelado!
—Dijiste que querías algo fresco.
—Y además... ¿Un limón? No me parece la mejor idea con el calor que hace.
—Deja de quejarte. Es un regalo. Además, te lo mereces por lo ácido que eres.
—Muy graciosa.
—Al menos podrás chupar el hielo —rió la hermetista, aliviada de que esta vez Natasha no haya hecho estallar la fruta.

Continuaron avanzando. Además de los afloramientos de roca que se elevaban varios metros sobre el suelo empezaron a encontrar huesos de gigantescas criaturas. Al principio no les dieron mucha importancia, pero luego empezaron a hallar esqueletos casi completos, algunos de los cuales medían varias decenas de metros de largo.

—¡Mira los huesos! —exclamó la arcanista al ver un esqueleto particularmente enorme—. Deben venir cientos de especies diferentes para morir aquí.
—Aquí murieron muchas bestias, y no por elección —añadió Itzlacoliuhque.
—Perro no es un lugarr bendito ni un camposanto. El dios de la muerrte rreina en esta tierra ajada y ocrre.
—Brasto escribió que este lugar fue un oasis de belleza incomparable —comentó el templario—. Una gran lucha mágica drenó el agua de la tierra y mató a todos los animales en leguas.

La taumaturga quedó pensativa un momento antes de que volviera su curiosidad.

—¿De dónde crees que provienen estos huesos, Eirena? Es posible que tú hayas escuchado algo en tu tiempo.
—Como dices, leí algo de esto. En un tiempo remoto, anterior al mío, rondaban grandes bestias por esta región. Pero la muerte las llevó aquí, hasta terminar con cada una.
—Así que lo ocurrido aquí fue incluso antes de tu existencia. ¡Qué decepción! Quería estar segura de lo que había sucedido.
—¿Y por qué alguien o algo vendría aquí tan lejos para morir?
—La muerte no tiene límites, Lyndon—comentó la cazadora.
—Pues quiero que nunca jamás me llegue a mí.
—¿Prefieres terminar como esos cuerpos putrefactos andantes o como alma en pena? Quizás Kall pueda ayudarte con ello.
—Prefiero encontrar un método por mi cuenta.
—Pues suerte con ello. La muerte nos llega a todos.
—¡Qué optimista!
—Realista, Lyndon.

El camino comenzó a complicarse ligeramente. En algunos sectores el terreno estaba tan reseco que prácticamente se habían abierto enormes grietas en el suelo, casi como pequeños acantilados. Esto obligó al grupo a efectuar varios rodeos para continuar la marcha y la búsqueda.

Lyndon: Alice, ¿estás segura de que ésta es la dirección correcta?
Alice: Tanto como del número exacto de demonios que mataremos hasta llegar a Belial.
Lyndon: Osea, que no tienes idea.
Alice: ¿Tú sí?
Natasha: ¿Y qué esperabas? Kall no es que fuera muy específico sobre dónde están sus restos.
Gilgamesh: Aunque no murrió del todo, dudo que haya estado consciente durrante su desmembrramiento.
Natasha: ¡De todos modos debería sentir siquiera su sangre! ¡Vamos, Kall! ¡Si terminamos perdidos acá en el desierto tu cabeza será comida para los rapaces!
Itzlacoliuhque: No contestará. Ante la ignorancia lo más sabio es el silencio.
Natasha: ¡¿Me tratas de ignorante?!
Gilgamesh: Más bien habla del desconocimiento de Kall sobrre sus rrestos.
Coyolxauhqui: ¡Pero todos somos ignorantes! Ahora mismo ignoramos dónde está la sangre del hombre de arena, pero cuando la encontremos seremos menos ignorantes,

Los demás quedaron mirando a la muchacha que jugaba con sus mascotas mientras sonreía y de vez en cuando echaba una rápida ojeada a su alrededor con sus ojos alegres.

Natasha: Pues de repente tiene sus momentos de lucidez.
Itzlacoliuhque: Sólo se enfoca en lo que le llama la atención. No suele ser en lo que se ve a simple vista. Por eso da esa impresión de estar ida.
Lyndon: Sí, muy interesante y todo eso, pero esto comienza a ser aburrido. ¿Por qué no avivamos un poco este lugar? ¡Disparemos contra algo!
Natasha: Estoy de acuerdo, aunque no es que haya mucho que romper acá.
Lyndon: ¿Qué tal esa columna de roca a lo lejos? ¡Te apuesto 100 de oro a que le acierto con mi ballesta!
Natasha: Vale. Y yo te apuesto 1000 a que la destruyo de un golpe.

Tanto el truhán como la arcanista se prepararon para disparar; Lyndon calculando la distancia y elevando su arma en consecuencia y Natasha acumulando energía arcana en su mano derecha. En un principio pretendía lanzar un orbe arcano, pero dada la lenta velocidad de la esfera de poder y su constante rotación había riesgo de que fuera perdiendo fuerza al avanzar, por lo que decidió en cambio lanzar un proyectil arcano potenciado.

—¿Listo? ¡Ya!

Ambos proyectiles salieron disparados al unísono. La saeta efectuando un amplio arco a gran velocidad en tanto el misil mágico voló en línea recta hacia el objetivo. Pasados unos segundos se vieron caer unos restos desde la parte superior de la columna de piedra. Momentos después, una pequeña explosión en la base de ésta hizo que la torre se desplomara y cayera en pedazos, levantando una considerable nube de polvo al aterrizar los pedruscos contra el reseco suelo del desierto.

—¿Ves? ¡Te dije que acertaría!
—Tú tan sólo le acertaste. Yo lo eché abajo.
—Me sorprendes, Natasha —comentó la cazadora—. Haz mejorado tu puntería. Recuerdo cómo en Tristram no podías acertar a algo sin tener que romper otra cosa.
—Eso es sólo porque mi poder es tan grande que no puede ser concentrado en un sólo objetivo.
—¿Daño colateral, dices? Bueno, supongo que esa costumbre tuya no ha cambiado —agregó Alice al ver la polvareda, que comenzaba a disiparse.
—Bien, me debes 100 monedas, Naty.
—Y tú me debes 1000, Lyndon.
—¿Mil? Pero...
—Te aposté mil monedas a que destruía eso. Vamos, quiero mi oro.
—No recuerdo haber aceptado esa apuesta tuya.
—Ni yo la tuya. Pero no tengo problemas en aceptar que acertaste. Ahora toca pagar.

El cuervo de Alice graznó un par de veces poniendo en alerta a la cazadora. Miró hacia arriba y vio una gran bandada de azores cayendo en picada hacia ellos.

—¡Maldición! ¿Entonces eso era su nido? ¡Atentos al cielo!

Los rapaces se lanzaron hacia los aventureros de inmediato. Eirena y Natasha fueron golpeadas por sorpresa en tanto Kormac y Gilgamesh consiguieron rechazar el ataque mientras Lyndon y Alice lo esquivaban al tiempo que disparaban sus ballestas. El enorme jayán protegió a su dueña, azotando al ave en vuelo con un golpe fortísimo, derribándola y dejando que los perros zombis se cebaran con la presa. Itzlacoliuhque exhaló una gran cantidad de murciélagos ígneos, los cuales envolvieron a un par de azores, haciendo que cayeran a tierra. La arcanista, furiosa por no haber podido reaccionar al ataque, comenzó a lanzar relámpagos al cielo, intentando acertar a los rapaces que volaban raudos de un lado a otro. Estaba tan absorta en ello que no vio a uno que se acercó por el costado, embistiéndola y asestándole numerosos picotazos. Un estallido de energía arcana despedazó al agresor, permitiendo a la taumaturga ponerse nuevamente en pie, aunque algo mareada por la repentina liberación de energía que se forzó a conjurar. Eirena consiguió rechazar un nuevo ataque con un empujón enérgico en tanto Alice consiguió impedir el vuelo a tres aves y hacerlas caer gracias a un calculado tiro enredante. Gilgamesh y Kormac dieron buena cuenta de ellos rápidamente. Lyndon disparó algunas saetas envenenadas, pero aunque afectaron parcialmente a un par de azores, fueron necesarios varios dardos disparados por la cerbatana de Itzlacoliuhque para conseguir debilitarlos lo suficiente como para que cayeran a tierra, en donde los perros zombis podían encargarse de acabarlas. El jayán, en tanto, lanzaba potentes zarpazos a las aves que se le acercaban. Falló la mayoría, pero consiguió derribar a un par más. Coyolxauhqui, por su parte, intentaba acertar a algún azor lanzándoles jarrones con arañas, pero la gran mayoría de ellos se estrellaban tristemente contra el suelo. Sólo pudo acertar a uno de los rapaces que fue directamente hacia ella, prácticamente esperando hasta el último momento para lanzar una vasija antes de dejarse caer para evitar un picotazo directo. Las mordeduras de las pequeñas arañas sólo molestaron al ave, pero la ralentaizaron lo suficiente como para que la cazadora le acertara con unas boleadoras, las cuales explotaron un par de segundos después, emergiendo de la nube de humo resultante el azor considerablemente desplumado y con graves heridas en las alas y el cuerpo. Antes que cayera recibió el impacto de un orbe arcano, el cual terminó de destrozarlo.
La arcanista estaba furiosa; Era la qué más había recibido y la que menos había acertado. Odiaba estos pájaros, pues se le hacía muy complicado el acertarles. Para colmo, al volar a partir de cierta altura ni los relámpagos los alcanzaban. Por tanto, esperó a que se acercara uno y preparó el conjuro de desintegrar, pero en ese momento una flecha arcana disparada por Lyndon hizo explosión, haciendo que el ave se ladeara y Natasha errara el blanco. Contrariada, continuó conjurando el rayo intentando darle con él. Consiguió que el haz de energía caótica impactara un par de veces en las alas, quemándoselas. Y, aunque el ave terminó cayendo a tierra, lo hizo detrás de los restos de la columna de piedra que habían derrumbado hace unos momentos, por lo cual no tenía un blanco claro. Al ver que los perros zombis corrieron hacia donde había caído el azor la taumaturga perdió interés y volvió la mirada al cielo. Intentó impactar a un ave más pequeña, pero ésta esquivó grácilmente el rayo y embistió por el costado a uno de los pocos azores que quedaban en vuelo. El ataque consiguió detener por unos momentos el movimiento del rapaz, permitiéndole a Natasha acertarle de lleno el rayo desintegrador. Éste consumió el torso rápidamente, perforándolo y evaporando rápidamente la carne y los tejidos. Tras un par de segundos, el rapaz se había convertido en humo negro-rojizo.
Trató de acertar nuevamente al pequeño pájaro, pero apenas había comenzado el conjuro cuando recibió un piedrazo en la nuca.

—Pero, ¿Qué...? ¿Quién diablos fue?
—Tienes varios azores que matar. ¿Por qué disparas a mi cuervo?
—¿Ah? ¿Que no lo tenías guardado aún?
—Pues no, idiota. Mira mejor a lo que apuntas para la próxima.
—Están bastante lejos. Y ambos vuelan parecido.
—¿Te parece? Te lo dejo fácil: Pequeño y negro, mi cuervo. De alas grandes y rojizas con verde, los demás.
—Tsk. No dejan luchar tranquila.
—No es como que estés acertando mucho de todos modos.
—¡Ya cállate!

Harta ya de todo, la arcanista conjuró un torrente arcano, pero con su estado de ánimo actual los proyectiles mágicos se dispersaron considerablemente mientras los lanzaba. La lluvia de misiles hizo que el vuelo de las aves fuera más errático, pero también más lento, lo que permitió que los demás acertaran sus proyectiles contra las aves. El cuervo de Alice, en tanto, se elevó un par de decenas de metros antes de caer en picada contra uno de los rapaces, asestándole un picotazo en la cabeza, consiguiendo que cayera aturdido. Hawken se recuperó de inmediato y volvió a tomar altura. Dos aves más cayeron producto de los proyectiles antes que el golpe en picada del cuervo derribara al último de los azores. Kormac, Gilgamesh y las mascotas de Coyolxauhqui se aseguraron de que no volvieran a emprender vuelo.

Lyndon: Eso estuvo bastante bien.
Gilgamesh: Excepto que atrajerron innecesarriamente a esas aves.
Lyndon: Oh, bueno. Eso no lo podía prever.
Eirena: Me siento mal por lo que hicimos. Esos azores sólo estaban protegiendo su hogar.
Kormac: No te sientas mal, Eirena. Esto no fue tu culpa, sino de ese truhán.
Lyndon: Eh, que no fui sólo yo.
Natasha: Sólo era cosa de tiempo que nos atacaran. Nos venían siguiendo desde hace un rato. Sólo hicimos que sucediera antes.
Itzlacoliuhque: Hablas como si hubieras planificado todo lo sucedido.
Natasha: Pues claro. ¿Qué creían?
Alice: Que sólo estabas aburrida y sólo querías romper algo.
Natasha: Sólo les hice creer eso.
Lyndon: Sí, sí. Lo que digas.
Natasha: Tú no hables mucho, que aún me debes las mil monedas.
Lyndon: Vamos. Ni siquiera acepté esa apuesta.
Natasha: Hmmm, cierto. Ahora que lo pienso, nunca aceptamos dejarte una parte del botín.
Lyndon: ¿De qué estás hablando? Ya me han dado bastantes objetos.
Natasha: Sí, pero sólo acordamos dejarte esos en particular. Nunca dijimos nada que siguieras recibiendo...
Eirena: Natasha, no seas así.
Lyndon: Eirena tiene razón, Naty. Mírame. ¿Quieres que toda la vida sea un ladrón? No puedo dejar el robo si no tengo suficiente oro como para vivir cómodamente.
Gilgamesh: Crreo que ese arrgumento rresultarría mejorr en Korrmac, aunque tampoco cambiarría su parrecer rrespecto a tus actos..
Alice: Sí. Además, para Natasha, si tú no recibes, ella recibe más.
Natasha: Pues, claro. No vamos a perder riquezas en esta tierra muerta.
Alice: Pues, sí quieres ser nuestra mula de carga, te dejaremos quedarte con la mayoría de objetos... que no necesitemos, claro.
Natasha: ¡¿A quién llamas «mula de carga», culo-gordo?!
Eirena: Chicas, por favor.
Coyolxauhqui: ¿Por qué siempre están peleando?
Lyndon: Es sólo su forma de demostrar su amistad. No les hagas caso.
Natasha: ¿Quieres una muestra de «amistad», Lyndon
Lyndon: Es tentadora la oferta, pero creo que será mejor que esta vez la decline.
Coyolxauhqui: Oh, qué pena. Mira, dejaré que Gulinar te muestre su amistad.
Lyndon: ¿Eh? No. Mira... Tenemos que encontrar la cabeza de Kall. ¡Vamos!
Alice: Es la sangre, idiota.
Coyolxauhqui: No corras. Mi jayán no puede ir tan rápido.
Natasha: ¡Jajajaja! Realmente disfruto verlo correr así tan desesperado.
Alice: ¿Es por eso que siempre lo amenazas con electrocutarlo?
Natasha: Tú eres la de las amenazas. Yo no digo nada y simplemente las cumplo.
Alice: Supongo que al menos saldrá vivo de las tuyas. Yo... prefiero aguantarme.
Natasha: Jejeje, sí. Mejor que siga vivo un rato más. El viaje sería aburrido sin él.
Alice: Mejor apuremos el paso. Seguro que esos dos terminan metiéndose en problemas.
Natasha: Estoy de acuerdo.

Ambas muchachas aceleraron el trote para no perder de vista al truhán, quien aún huía del jayán y su dueña, levantando una nube de polvo a su paso.

Kormac: Y ahora van juntas como buenas amigas. Nunca entenderé a las mujeres.
Eirena: Siempre han sido amigas. Sólo que tienen diferencias en ocasiones.
Itzlacoliuhque: Pareciera que quisieran matarse cuando las tienen.
Gilgamesh: Sólo en ocasiones, porr lo que he visto.
Kormac: ¡Nos están dejando atrás! ¡Avancen!

AdCast - Ads from the Community

Friends

Comments


Add a Comment:
 
:iconkoikii:
Koikii Featured By Owner Feb 13, 2015  Hobbyist Digital Artist
Hola Tsword-Kun!! <33
I just wanted to thank you!! You comment on every single one of my drawings and reply to me, and that means a lot. Thank you very much!!
Sorry if this seems weird, I just haven't been as active lately and I just wanted to say thank you for all the lovely support and faves and comments you've given me over time!! :hug:
Again, thank you very, very much!!
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Feb 13, 2015
thanks, ame-chan! :icondragonglomp:

I like to watch your works and don't worry. I know a lot about being inactive :icondignitylaughplz:

Ok, maybe mine is for blocks and... well... :iconmiseryplz:  Never mind, I'm working in new projects and I have lot of ideas, so I'm feeling better right now :icondragonxd:

Ehhmm, what was I writing..? Ah, yes. Although you have been a bit inactive lately you keep uploading work from time to time, so don't worry. We love to see your works and your style. Keep with it! (And try new things, too :icondragonkekeplz:)
Reply
:iconkoikii:
Koikii Featured By Owner Dec 25, 2014  Hobbyist Digital Artist
Feliz Navidad Tsword-Kun ^u^
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Dec 25, 2014
Muchas gracias, ame-chan :icondragonhug:

Feliz Navidad para tí y para los tuyos :icondragonshy2plz:
Reply
:iconjenni1966:
jenni1966 Featured By Owner Dec 7, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Bunny Emoji-87 (Thanks) [V5] 
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Dec 7, 2014
You're very welcome :icondragonshy2plz:
Reply
:icona-m-a-p:
A-M-A-P Featured By Owner Nov 24, 2014  Professional Digital Artist
May I kindly ask for your words on my newest piece ?
I Am Trapped
I must warn you though, that you might, or might not, find it disturbing.
I also sent you a Llama, Fav'd some of your works and I became a watcher! :D
Wolf Uhh 
Reply
:iconvayneik:
Vayneik Featured By Owner Nov 24, 2014
Thank you very much for the favs. :)
fav.me/d7ttjk1
fav.me/d82tj06
fav.me/d84wupi
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Nov 24, 2014
You're very welcome :icondragonshy2plz:
Reply
:iconjenni1966:
jenni1966 Featured By Owner Nov 23, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Neko Emoji-42 - (Kawaii Admiring) [V3] 
Reply
Add a Comment: