Shop Mobile More Submit  Join Login
About Deviant RicardoMale/Chile Group :iconall-without-limits: All-Without-Limits
Without limits, without waits!
Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 244 Deviations 6,432 Comments 9,241 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Groups

deviantID

TswordZ
Ricardo
Chile
While I was a kid I really liked to draw little comics. When I was on school I drawed on free times, sometimes a badass character, sometimes a detailed background. Also I discovered I could write some nice stories from just some fragments of text.
Then... something happened. I lost that impulse for drawing, for writing. And some years passed away.
So, after a while lost, I found a game interesting enough for write about it. At first it was some short descriptions about my feelings from the game, but then that story grew more and more. So, with that I also recovered the enjoyment for drawing and started to sketch some characters. Then I decided to come here, to DeviantArt, and put together my work, so it won't be lost as the others I did when I was on school, where I could learn from others and enjoy great deviations.
Now, I even made some friends, like xAmeChanx and SolKorra, of who I'm learning a lot. I'm improving my stories, I'm improving my drawings and also I'm trying new styles. It's good to be here :-)
Interests
I wanted to thanks to everyone for allowing me to get to this milestone. I never thought about getting to this when I started... 2 years before? I was happy when I reached 100 and then 500 views. It feels good to beat these numbers. Also I got a bit better after the last drawing (It took me a lot, but I learned a lot from it), and finished the comic in a couple of days. Now, to finish another drawing and aim for the 10K views! :iconkaminaonionplz:


Quería agradecer a todos por permitirme llegar a esta meta. Nunca pensé en llegar a esto cuando comencé... ¿hace 2 años? Estaba feliz entonces cuando alcancé 100 y luego 500 visitas. Se siente bien superar esos números. También he mejorado un poco después del último dibujo (Me tomó bastante, pero aprendí harto de él), y terminé el cómic en un par de días. Ahora, a terminar otro dibujo y apuntar a las 10K visitas! :iconkaminaonionplz:




I was logging in DA when... by TswordZ
  • Mood: Cheerful
  • Listening to: Hammerfall
  • Reading: Forums
  • Watching: Tengen Toppa - Gurren Lagann
  • Playing: Ark: Survival Evolved
  • Eating: Donuts (Yummy)
  • Drinking: Coffee

Activity


La cazadora se alejó un poco del grupo para efectuar su revisión tranquila. Kormac oteaba el horizonte de manera impaciente. Eirena aprovechó el pequeño descanso para sacar una fruta seca, a la que comenzó a hidratar, en tanto Lyndon buscaba algo de valor entre los huesos alrededor.

—Hmm, supongo que un familiar podría ser útil —quedó pensando en voz alta la arcanista—. ¿Pero qué podría invocar que fuera suficientemente poderoso para ser digno de mí?
—Ten cuidado con eso, Natasha —la aconsejó el monje, con un tono más serio que lo normal—. O terminarrás como esos cultistas en Alcarrnus.
—¿Corrompida por el poder, dices? No lo busco. Lo tengo.
—Hablo de lo que planeas invocarr. Con tu deseo de poderr, podrrías terrminarr convocando algún demonio.
—Seguro podría controlar alguno de saber cómo, pero no pienso hacer algo tan estúpido.
—Eso esperro. Sólo te aconsejo porrque he visto gente buena serr corrompida porr el poderr mismo. No solarmente porr desearrlo.

Y diciendo eso, Gilgamesh se alejó. Un poco más allá el monje se sentó y se cruzó de piernas para meditar brevemente.

—Tiene razón el calvito. Hasta los cultistas invocan criaturas. ¡Yo crearé mi propio Familiar!

Como en los acueductos, la muchacha comenzó a acumular todo el poder que pudo en sus manos. No tenía muy clara la forma que esperaba tuviera su Familiar, pero sí que estaba segura que quería que fuera lo más poderoso posible. Con ese fin, continuaba añadiendo poder arcano a la amalgama de aura en sus manos. Cuando éstas comenzaron a vibrar empezó a enfocarse en estabilizar el poder reunido. Sin embargo, dado que aún no tenía en su mente una imagen para darle forma, la aglomeración terminó formándose como un pedrusco nuevamente, aunque violeta en este caso. La arcanista quedó mirando por unos momentos el Familiar, que ahora empezaba a orbitar en torno a ella.

—¿Por qué sólo puedo pensar en esta forma? ¿Será porque a fin de cuentas estamos en busca de una Piedra Esencial?

Aquel pensamiento comenzó a darle vueltas en la cabeza. ¿Sería posible que ella pudiese crear una Piedra Esencial? ¿Su propia Piedra Esencial?

—Me pregunto... ¿Qué pasaría si le añadiera aún más poder? ¿Si añadiera incluso el poder de Leah? ¿Podría forjar realmente... una Piedra Esencial?
—Muajajajajajajaaa. No lo intentes, pequeña niña —interrumpió Zoltun Kall—. Una Piedra Esencial es mucho más que poder reunido. Su creación está fuera de tu alcance.
—Pero de tí no, supongo. Aunque tampoco terminaste la tuya, ¿o sí?
—Fui interrumpido por los Horadrim. No fue poder ni conocimiento lo que me faltó.
—Y supongo que lo que me falta es conocimiento... algo que tú tienes. ¿Qué tal si me enseñas?
—El estudio de las Piedras Esenciales de Tyrael llevó años. En tu caso serían décadas.
—Pues entonces haz un resumen. Vamos, deidad. Nunca tendrás una alumna más aplicada que yo. ¿O temes que te supere tambien?
—No estás tan preparada como crees.
—Bah, no eres distinto que los maestros de Caldeum.
—Sólo que ellos se ciegan a la verdad.
—Y tú te abstienes de revelarla.
—Exactamente.
—Pfft. Hablar contigo es una pérdida de tiempo.

Entre tanto, Alice ya había terminado su revisión, por lo que ahora se había subido a uno de los cráneos gigantes para tener una mejor visión del área. Por desgracia, poco se podía ver de inusual en esas tierras, algo que considerar una pista. Una ruta, huellas, algo.

Eirena: ¿Ves algo desde allí, Alice?
Alice: Sigo rastreando, pero no veo más que polvo, rocas y huesos. Ahora estoy buscando algún patrón en ellos que nos pueda indicar el camino.
Lyndon: Dudo que los que apresaron a Kall se hayan molestado en dejar una ruta marcada.
Alice: Cierto. Pero en algo debemos basarnos para dejar de avanzar al azar.
Kormac: ¿Cuántos días habrán caminado los Horadrim por el desierto antes de enterrar la sangre de este traidor?
Alice: Siendo magos, dudo que hayan sido más de un par de días. Podrían tener poder, pero dudo que una gran resistencia.
Natasha: Pues halla un camino, chica-flecha. Aún siendo siquiera un par de días, nos podría llevar unas dos semanas revisar todo el terreno por el cual ellos pudieron avanzar. Definitivamente no estaré todo ese tiempo vagando por este desierto.
Lyndon: ¡¿Ah?! ¿En serio nos puede llevar tanto?
Natasha: Si ni siquiera sabemos hacia donde partieron tendríamos que revisar el norte, noroeste, noreste, el este y el oeste... Y creo que el desierto también se extiende un poco hacia el sureste.
Eirena: ¿Y si nos separamos?
Alice: Ya me dirás como le avisamos a los demás lo que hallemos habiendo kilómetros de distancia entre nosotros.
Eirena: Oh.
Lyndon: Bueno, entonces continuaré buscando pistas por aquí.

El truhán comenzó a remover y revisar los huesos a su alrededor. No era muy prolijo, pero ni falta hacía. Movía algunos restos con el pie y levantaba un poco con sus brazos los más pesados. Pronto reparó en un montón de huesos que sólo podía haber sido reunido por alguien más, pues no había forma que el viento los amontonara de esa forma. Esperando hallar algo de valor, Lyndon comenzó a registrarlo, pero entonces los huesos se unieron y un esqueleto guerrero se formó de entre los restos óseos. Con el susto, el truhán dio un salto hacia atrás disparando un tiro incapacitante que rompió el peroné de la pierna derecha, haciendo que el esqueleto se moviera más lento e inestable. Luego de unas cuantas flechas, las risotadas de la arcanista, una embestida del templario y un par de proyectiles arcanos lanzados por Eirena, el antiguo guerrero volvió a yacer en paz en el árido suelo.

Natasha: Jajajajaja. Te merecías algo así, Lyndon.
Lyndon: Son los riesgos de mi trabajo.
Kormac: ¿Para tí el delito es un trabajo?
Lyndon: Estaba en busca de pistas. Y ese montón de huesos se veía sospechoso.
Kormac: ¡Tú sólo buscas algo de valor para hurtar!
Lyndon: Si en el proceso encuentro algo para compensar mi esfuerzo no me quejaré.
Kormac: Maldito delincuente desvergonzado.
Alice: Pero Lyndon tiene razón en una cosa: Ese montón de huesos fue reunido recientemente. Quizás hace unos días o semanas. Es raro.
Eirena: ¿Crees que la influencia de Belial haya llegado hasta acá?
Alice: Es posible, aunque dudo que sea tan fuerte como en la ciudad o el Oasis.
Natasha: Bien, más objetivos para mis conjuros. Ahora, ¿encontraste un posible camino, chica-flecha?
Alice: Veo algunas rocas de forma curiosa a lo lejos. Podríamos buscar ahí.
Kormac: ¡Bien, en marcha!
Eirena: ¿Está bien Coyo?
Itzlacoliuhque: Sí, ya está recuperada. Y pese a la sequedad del desierto consiguió invocar un nuevo jayán.
Coyolxauhqui: ¡Sí! Miren, es bonito, ¿no? Se llama Jibri.
Gilgamesh: Bien, procurra cuidarrlo más que el anterrior.
Coyolxauhqui: Eso haré, hombre calvo.
Gilgamesh: ¡Que no me llames así!
Natasha: Jajajaja, pero no te enojes.
Gilgamesh: No soy calvo, sólo me rapo la cabeza.
Natasha: Jajaja, lo que digas.
Kormac: ¿Una especie de voto?
Gilgamesh: Supongo que podrrías llamarrlo así.
Coyolxauhqui: ¡Bien, Jibri! ¡Adelante!
Itzlacoliuhque: Es para el otro lado, hermana.

Luego de varios minutos de caminata, los aventureros comenzaron a apreciar a lo lejos la formación rocosa a la que se refería la cazadora.

Eirena: ¿Esas eran las rocas que mencionabas, Alice?
Alice: Sí, desde lejos no se distinguía mucho debido a las nubes de polvo, pero...
Gilgamesh: No hay duda. Es similarr al porrtal donde estaba escondida la cabeza de Kall.
Lyndon: Aunque bastante más deteriorado.
Natasha: ¿Y qué esperabas? Dudo que alguien venga a hacer mantención a alguna estructura en medio del desierto.
Coyolxauhqui: ¿Y esa grande de madera que estaba en el oasis y se cayó al río? Se veía bastante bien cuidada antes de eso.
Natasha: Eso ya no importa.
Alice: Ciertamente eso necesitará algo más que una simple mantención.
Natasha: No empieces de nuevo. Ya me disculpé por ello.
Kormac: Sólo espero que a la gente en Caldeum no le falte el agua.
Natasha: Tienen problemas más serios ahora mismo. Ya, veamos ese portal.

La arcanista apresuró el paso, más para evitar otra discusión que por un verdadero deseo de examinar la estructura de piedra.
Efectivamente, aunque estaba semiescondido entre un par de enormes esqueletos, los cuales volaron en pedazos ante la detonación de un orbe arcano, las ruinas tenían una base circular muy similar a la hallada en el oasis de Caldeum. Sólo la diferenciaba una segunda sección de peldaños y que los dos pilares entre ambas escalas yacían derrumbados sobre la arena. La explosión del conjuro de Natasha había hecho que parte de la energía se arremolinara junto a un poco de arena en medio del portal, el cual comenzó a brillar levemente.

Zoltun Kall: Aquí... Siento que la sangre está cerca. La ocultaron más allá del portal.
Natasha:
Ya no es necesaria tu ayuda, Kall. Si vas a hablar, que sea algo útil y en un momento oportuno.
Zoltun Kall: Jajajajajaa. Es lamentable... para ti... que tengamos distintas visiones de lo que hacer al respecto.

Sin ganas de discutir con un arcanista muerto, la muchacha añadió un poco más de poder arcano al portal y luego desapareció tras un breve resplandor. Los demás aventureros la siguieron, entrando al portal uno por uno, aunque Coyolxauhqui tuvo ciertos problemas para conseguir que sus mascotas atravesaran.

Ya al otro lado, el grupo se puso en guardia al comprobar que la arquitectura del lugar también era similar a aquella donde hallaron la cabeza de Kall, lo que significaba que muy probablemente también estuviera custodiada por guerreros esqueléticos u otras creaciones.

—Ya estamos dentro de la bóveda del asesino —comentó Itzlacoliuhque—. ¿Puedes sentir la ubicación de tu sangre, Zoltun Kall?

Sólo un largo silencio recibió la santera en respuesta a sus palabras.

—Tal parece que su aporte seguirá siendo mínimo —suspiró la cazadora—. No importa. Por ahora sólo hay un camino. ¡Adelante!

La muchacha encabezó la marcha hacia la escalera al final de la pequeña sala en la que habían aparecido tras cruzar el portal. Sin embargo, al llegar arriba se sorprendió al encontrar una enorme horda de esqueletos esperando la llegada de invasores. Rápidamente enfundó sus lanzadoras de cuero para, dando un salto hacia atrás, lanzar unas granadas y sacar su ballesta, con la cual comenzó a disparar boleadoras. Tanto Kormac como Gilgamesh cargaron de inmediato hacia la horda esquelética, sin inmutarse siquiera ante las explosiones. Los perros zombi también se unieron a la carga a la vez que el jayán, más lento de movimientos, empezó a buscar un espacio para atacar.

—¡Y ahí vamos de nuevo! —se quejó la arcanista—. Nuevamente hay un muro de idiotas que me impide lanzar mis conjuros sin dañarlos a ellos.
—Pues entonces busca otro ángulo —le aconsejó la cazadora—Ambas sabemos lo que te gusta destruir cosas, pero si no alcanzas a flanquearlos es que seguramente no valían la pena o no eran muchos.
—Tsk. Odio el que me estorben, pero tienes un punto con lo que dijiste sobre la valía de los enemigos. Si no son capaces de sobrevivir a mi llegada, es que no eran dignos siquiera de mi mirada.

Algo más animada, Natasha comenzó a correr hacia un costado, buscando una ubicación mejor desde la cual lanzar sus conjuros.

—Nada mal, Alice.
—¿A qué te refieres, Lyndon?
—Le dices justo lo que quiere oír para que deje de reclamar. Estás comenzando a manipularla mejor.
—No es tan difícil tampoco. Pero si cometes el error de adularla, luego no hay quien la calle con su soberbia y delirios de grandeza.
—Jejeje, es verdad.

Los esqueletos estaban sufriendo fuertes pérdidas, pero el gran número de éstos hacía que la intensidad del combate no disminuyera a pesar de las bajas. Por otro lado, su inmenso número también impedía que todas las fuerzas enemigas pudieran atacar al unísono. Además, éstas se habían vuelto terriblemente vulnerables a ataques de área al juntarse demasiado intentando enfrentar a los aventureros. Las boleadoras de Alice y las calaveras explosivas de Itzlacoliuhque demostraban ininterrumpidamente la veracidad de este hecho, destrozando en masa a las fuerzas enemigas. Poco después, un torrente arcano estalló en medio de la horda de esqueletos, acelerando aún más las bajas producidas.

—¡Esto es demasiado fácil! —exclamó la arcanista— No sé ni para qué me molesto.

En ese momento sintió un fuerte golpe por atrás. Su coraza de tablillas consiguió detener el impacto, mas no evitar la interrupción del conjuro.

—Pero, ¿qué...? —murmuró Natasha, volteándose mientras cargaba un orbe arcano en su mano.

Al darse vuelta vio que detrás suyo un par de guerreros viperinos estaban preparando sus lanzas para un nuevo ataque. Rápidamente la muchacha les estampó la bola de energía prácticamente a quemarropa. La detonación del orbe a tan poca distancia los cubrió de energía púrpura, lanzando a todos hacia atrás, incluída a la taumaturga.

Eirena: ¿Qué hacen los siervos de Belial aquí?
Lyndon: ¿Nos habrán seguido por el portal?
Alice: Lo dudo. Lo más probable es que hayan estando esperándonos.
Eirena: ¡Pero si es así ellos ya deben de tener la sangre de Kall en su poder!
Itzlacoliuhque: Entonces tendremos que vencerlos para comprobarlo.

Natasha se había recuperado de la explosión y ahora mantenía a raya a los guerreros viperinos a base de filos espectrales. No obstante, varios esqueletos se acercaron a ella, por lo que tuvo que lanzarles un orbe arcano. Muchos estallaron en pedazos, pero aquellos que poseían un escudo consiguieron aguantar el impacto. Un par de golpes más de los guerreros viperinos recibió la arcanista antes de que un empujón enérgico y unas boleadoras en los cuellos de sus oponentes le dieran un respiro.
Coyolxauhqui se había subido nuevamente a su jayán y desde arriba lanzaba sapos toro de fuego, los cuales explotaban al chocar contra los esqueletos. Varios flecheros esqueléticos intentaban acertarle desde la distancia, pero entre los movimientos aleatorios de la muchacha y lo mucho que la cubría el jayán no tenían mucho éxito.
Alice había vuelto a concentrar sus explosivos en los esqueletos cuando percibió varias figuras acercándose a ella por atrás. De un rápido movimiento dispersó abrojos a su alrededor, consiguiendo que un par de figuras translúcidas se vieran ralentizadas. La muchacha retrocedió entonces un par de pasos al tiempo que dejaba caer unas cuantas granadas y avisaba a los demás de la emboscada. Ya perdido el factor sorpresa, las serpientes deshicieron su invisibilidad y se lanzaron directamente al ataque. Un fuerte estampido producto de una oleada impactante lanzada por Natasha distrajo por un momento a las sierpes, permitiendo a la cazadora arrojar una espiral de cuchillas que les produjo graves heridas. Itzlacoliuhque dejó de lanzar sus calaveras por un momento para conjurar una descarga espiritual sobre las serpientes en tanto Lyndon y Eirena disparaban sus proyectiles. Cuatro de los guerreros viperinos fueron masacrados en tanto dos alcanzaron a activar su invisibilidad para alejarse del peligro. Tres magos serpentinos intentaron flanquear a los aventureros, pero Gilgamesh detuvo a dos con una carga rauda para luego castigarlos con una serie de olas incapacitantes. El último hechicero fue derribado en seco por un potente manotazo del jayán. La santera encima de él arrojó un par de cántaros de los cuales salieron numerosas arañas que mordieron a la sierpe hasta la muerte al impedirle el jayán levantarse al ponerle una pierna encima.
Una nueva oleada impactante arrasó con la mayor parte de lo que quedaba de la horda. Los guerreros esqueléticos supervivientes rápidamente se vieron sobrepasados ante una nueva carga de Kormac y Gilgamesh sumada a la estampida de las mascotas de Coyolxauhqui y Alice. Luego de unos segundos, el suelo estaba completamente cubierto de restos óseos y viejas espadas y escudos. Un par de flecheros esqueléticos había conseguido alejarse del lugar, pero incluso estando a una distancia considerable fueron alcanzados por un chakram lanzado por la cazadora.

Lyndon: Bueno, ahora se ve todo un poco más despejado.
Kormac: Esas serpientes demoníacas no deberían estar aquí. ¿Qué es lo que están buscando? ¿La sangre o a nosotros?
Alice: Es una buena pregunta, pero de cualquier modo nuestro objetivo no cambia.
Lyndon: No, sólo se hace más difícil alcanzarlo.
Natasha: No hay problema. Estaré encantada de reventar más sierpes.
Lyndon: Procuraré no estar muy cerca entonces.

Atravesaron la sala repleta de los restos de los combatientes caídos. Un par de guerreros viperinos se acercó al grupo intentando flanquearlo, pero los perros zombis los bloquearon el tiempo suficiente para que Gilgamesh y Kormac dieran buena cuenta de ellos.
Coyolxauhqui miraba al monje con curiosidad. Al notarlo, su hermana le preguntó en qué estaba pensando.

—El hombre calvo carga varias armas, pero sólo golpea con sus puños. ¿Por qué?

Itzlacoliuhque quedó pensativa unos momentos antes de responder.

—Probablemente esos objetos tengan un valor diferente para él. Puede que por eso no las utilice como armas.
—Hmm... Nosotras tenemos nuestras dagas ceremoniales, pero él... No parece que las use para un ritual o una invocación. Simplemente usa sus puños y piernas para luchar.
—Es cierto —interrumpió la arcanista—-- Gilgamesh, si no usas tus armas cuando peleas, ¿para qué Edrig está forjándote unas nuevas?
—Fui entrrenado parra usarr tanto arrmas como mi cuerrpo parra combatirr. No obstante, consigo mi mayorr efectividad usando sólo mi cuerrpo y mi mente.
—¿Entonces de qué te sirve andar trayendo armas encima?
—Las arrmas que me entrregarron tienen imbuídas cierrto poderr que puedo canalizarr a trravés de mis puños. Algo similar a lo que haces con tu cimitarra, me parrece.
—Hmph, ya veo. Aunque en mi caso canalizo mi poder a través del arma. Supongo que te puedes quedar con ellas.
—¿En verdad ibas a quitárselas? —preguntó Eirena, algo extrañada.
—No exactamente, pero... me pareció que no tenía sentido que cargara armas que no iba a usar. Pero si es capaz de aprovechar su poder sin empuñarlas entiendo que lleve la mayoría de lo que encontramos.
—¿Pensabas llevarlas tú? —inquirió Itzlacoliuhque.
—No. Por eso no tenía pensado quitárselas exactamente.
—Yo podría llevarlas —interrumpió el truhán—. En mi época de mercader estaba acostumbrado a cargar con mucho peso.
—En tu época de «robar a mercaderes» más bien. Como sea, el calvito se las arregla bien, así que no es necesaria tu ayuda, Lyndon.
—Natasha...
—Lo sé. Lo siento, Gilgamesh. Se me salió lo de «calvito». Trataré de no hacerlo de nuevo.
—¡Lo dijiste otra vez!
—Eh, calma.

Estaban avanzando cuando de improviso del suelo emergieron dos obeliscos de piedra, los cuales comenzaron a emitir una aura a través de las runas que lo cubrían. Recordando las trampas de las ruinas olvidadas en donde hallaron la cabeza de Kall, los héroes se lanzaron a la carga, destruyendo las torres de piedra antes que pudieran conjurar aquellos arácnidos etéreos. Natasha dejó salir un leve suspiro de alivio al ver caer los trozos de piedra y apagarse las runas. Aún a pesar de todas las arañas que había combatido le costaba aguantarlas. Sólo el hecho de que no solían durar mucho tiempo en los enfrentamientos hacía que el problema no fuera demasiado grave.

El lugar comenzaba a verse aún más derruído a medida que avanzaban. Por todas partes se veían pequeñas columnas de polvo y arena caer del techo, y con sólo dar una rápida mirada al suelo se podía comprobar que no era lo único que caía: Numerosas baldosas estaban destrozadas debido al impacto de trozos de piedra que se desprendieron desde lo que fuera que hubiera como techo. Aunque el que ocurriera esto en las salas no pasaba de afectar la estética, que poco importaba, y de ralentizar ligeramente la marcha debido a lo irregular del terreno, sí que era un problema cuando las rocas habían caído directamente en los delgados puentes que conectaban unas salas con otras. Muchos de éstos ahora yacían en el vacío al recibir un golpe directo de un peñazco. Sólo las escaleras más gruesas eran lo suficientemente robustas para resistir el impacto, y aún así algunas habían perdido hasta la mitad de su anchura. Debido a esto el avance era un poco más errático de lo que pensaban que sería en un principio. Eirena y Alice encaminaban a los demás, basándose en su intuición una y sus habilidades de rastreo la otra.
Unas cuantas runas escritas con sangre en el suelo y varios tótems de hueso aquí y allá hacían notar que los siervos de Belial ya llevaban un tiempo rondando el lugar. Ni unos ni los otros parecían tener poder para invocar más criaturas, no obstante de igual modo los destruyeron.
Una nueva horda de esqueletos les cerraba el paso. Detrás de éstos podía verse un par más de obeliscos. Antes que las mascotas de Coyolxauhqui cargaran contra ellos, la arcanista comenzó a conjurar su torrente arcano. Alice hizo lo propio con sus boleadoras en tanto Itzlacoliuhque comenzó a lanzar sus cráneos ígneos. Gilgamesh prefirió esta vez hacerse un lado y comenzó a atacar el flanco izquierdo del ejército de esqueletos guerreros. Consiguió destrozar una buena cantidad lanzando un muro de luz y ejecutando un barrido de armada. Entonces Kormac y las mascotas se unieron a la masacre. Hawken se lanzaba en picado sobre los esqueletos, destrozando el cráneo de uno o dos antes de emprender vuelo y prepararse para el siguiente ataque. La araña Patitas se mantenía a distancia escupiendo telarañas a los guerreros óseos, ralentizando su avance y manteniéndolos juntos unos con otros.
Ya con la horda considerablemente más debilitada, Alice comenzó a apuntar más alto e inició el ataque contra los obeliscos invocadores. Natasha lo intentó igualmente, pero la escasa puntería de sus proyectiles hizo que tan sólo unos cuantos de éstos dieran en el blanco, siendo insuficiente para derribarlos. Tuvo que detener el conjuro al interponerse Kormac, por lo que comenzó a correr hacia un costado para lanzar un orbe arcano en cuanto tuviera un ángulo libre.
La primera torre cayó rápido, pero la segunda alcanzó a convocar un trío de arañas venenosas alrededor de la cazadora antes de derrumbarse ante la detonación de las boleadoras en su base. Alice dejó caer unas granadas antes de dar una voltereta hacia atrás. Al aterrizar lanzó un par de chakrams gemelos hacia los arácnidos, cercenándoles varias patas. Instantes después, las granadas hicieron explosión, matandolas instantáneamente.
En tanto, el jayán se abrió paso a zarpazos hasta el medio del grupo de esqueletos supervivientes. Lanzando poderosos manotazos en todas direcciones consiguió dispersar a los guerreros óseos, facilitando la labor de acabar con ellos uno por uno. Itzlacoliuhque lanzaba descargas espirituales en tanto la arcanista simplemente comenzó a conjurar un rayo gélido al haberse ubicado prácticamente en la retaguardia enemiga. Sin embargo, desde las arenas se desenterraron seis diablillos momificados. El disparo de energía de su familiar la alertó y le dio tiempo suficiente para liberar una nova gélida, congelando inmediatamente a los pequeños demonios. Un par de orbes arcanos bastaron para acabar con la amenaza. Al darse vuelta comprobó con decepción que los demás ya se habían encargado de la horda esquelética. La arcanista pateó uno de los cráneos en señal de frustración, acertándole al jayán en la cabeza. Afortundamente, éste apenas lo sintió, por lo que esta vez no se produjeron más líos por su actuar.

Lyndon: Sitio raro para guardar sangre, ¿no? Es un poco... seco.
Gilgamesh: Dudo que fuerra intención de los Horradrrim prreserrvarrla.
Kormac: ¿Entonces por qué lo hicieron?
Itzlacoliuhque: La sangre es vida. La sangre es poder.
Eirena: Eso parece recitado de un ritual.
Itzlacoliuhque: Tu suposición es correcta.
Kormac: ¡¿También hacen rituales de sangre como los cultistas?!
Itzlacoliuhque: Se considera el sacrificio último para honrar a los espíritus. Entregar el propio ser. No obstante, para obtener su ayuda sólo se precisa una pequeña cantidad.
Kormac: Eso es impío.
Alice: No es la habilidad sino el uso que se hace de ella lo que puede ser impío. Ya deberías saber eso, Kormac.
Natasha: Claro. Por ejemplo, ¿consideras sagrado haber desmembrado y extraído la sangre de un compañero? ¿Como hicieron los Horadrim?
Kormac: Pues... es difícil de decir.
Gilgamesh: En ocasiones es necesarrio hacerr cosas que uno preferrirría no hacerr.
Kormac: Sí... Entiendo.
Lyndon: Así es. Por ejemplo, yo preferiría estar en un lugar más templado, con abundante vino y rodeado de bellas mujeres.
Natasha: Y aún no nos abandonas por estar con nosotras. ¿No es así, Lyndon?
Alice: No creo que tenga muchos problemas en perseguir chicas en otro lado, Natasha.
Lyndon: Tienes razón, Alice. Pero prefiero estar con ustedes.
Natasha: Por supuesto. No es que fuera tan fácil encontrar a alguien como yo.
Alice: ¿Ese no sería un motivo para que desapareciera en el primer portal que hallemos?
Itzlacoliuhque: Son riquezas lo que busca, mas no con tanto ahínco como pudieras pensar.
Coyolxauhqui: Lo entiendo. Las monedas amarillas son muy bonitas cuando se miran a la luz.
Lyndon: Bueno, todas tienen parte de razón. Y por eso me veo en la obligación de agradecerles.
Alice: ¿Por qué?
Lyndon: Por encontrar todos estos cofres para mí.
Alice: Tú sí que no cambias nada.
Gilgamesh: ¿Esperrabas otrro actuarr?
Alice: La verdad no.

El truhán se adelantó y se arrodilló frente a un baúl que se encontraba poco antes de una bifurcación en el camino. Lo revisó por los costados y atrás por si había trampas, pero al no hallar nada raro forzó la cerradura con sus ganzúas. En tan sólo unos segundos la abrió, pero entonces cuatro guardianes flameantes se materializaron alrededor de él.

—¡Esto no se ve bien! —exclamó, tomando un par de objetos y corriendo de vuelta hacia los aventureros.

Kormac y Gilgamesh cargaron inmediatamente hacia los guardianes más cercanos y comenzaron a castigarlos con fuertes golpes. Los magos esqueléticos más alejados conjuraron entonces pozos de llamas debajo de los guerreros. Gilgamesh desapareció para ejecutar su golpe de los siete lados en tanto Kormac continuó atacando tozudamente a su oponente, a pesar de las quemaduras que estaba recibiendo. Alice se ubicó de manera que el par de flechas elementales que disparó impactara a dos de los guardianes para luego continuar con flechas famélicas. Coyolxauhqui se encontraba montada sobre su jayán lanzando alegremente sapos toro de fuego mientras su mascota le asestaba fortísimos golpes a uno de los constructos de hueso en tanto Natasha se desencajaba de risa al ver correr tan asustado a Lyndon. Por su parte, Eirena e Itzlacoliuhque daban soporte desde atrás, lanzando proyectiles arcanos y descargas espirituales respectivamente.
Los guardianes respondieron lanzando sus propias bolas de fuego, pero estos proyectiles eran lentos comparados con los que lanzaban los aventureros, por lo que éstos últimos no tuvieron problemas en esquivarlos. Los magos esqueléticos alcanzaron a conjurar un par más de pozos de llamas debajo de la cazadora y el monje antes de ser destruídos por los constantes golpes y explosiones, mas ambos héroes cambiaron rápidamente de posición, recibiendo apenas quemaduras leves en sus botas producto del ataque.

Alice: Supongo que ni por ese susto dejarás de hurgar en busca de tesoros, ¿no?
Lyndon: Sé que mi labor es arriesgada, pero he de continuar si quiero seguir liberándolos.
Coyolxauhqui: ¿Liberar a quien?
Lyndon: A esas pobres monedas de oro de su cautiverio, por supuesto.
Alice: No tienes remedio.

Continuaron la marcha a paso ligero por un rato. De vez en cuando algunos dablillos momificados los emboscaban, pero su escasa resistencia y el continuo estado de alerta de los aventureros hacía que el factor sorpresa de sus ataques no pudiera ser aprovechado. Lyndon cooperaba disparando saetas desde la retaguardia, pero constantemente se alejaba del grupo para registrar las mesas ceremoniales y algún estante de armas que hubiera por ahí. Los demás ya se habían desentendido de él, dejándole hacer.
Un par de torres invocadoras emergió de improviso del suelo delante de ellos, mas los aventureros no les dieron tiempo a que conjuraran nada y las destruyeron en un par de segundos.

Eirena: Pareceiera que Zoltun Kall haya estudiado magia Vizjerei. Los hechizos protectores de los guardias son similares a los suyos.
Natasha: ¡Ja! Les faltó añadirle algo más de poder. No es que duren mucho.
Gilgamesh: El que hayan perrmanecido en guarrdia hasta hoy dice mucho de su durrabilidad.
Natasha: Supongo, pero les sigue faltando resistencia.
Alice: ¿No que los magos se caracterizan por el daño que causan más que por los golpes que aguantan?
Natasha: Unos pocos aguantamos bastante gracias a nuestra magia.

Estaban en eso cuando desde unas escaleras laterales aparecieron cuatro derviches espectrales, dos por cada lado. Los hechiceros demoníacos avanzaron unos metros hacia los aventureros antes de comenzar a girar vertiginosamente en torno a sí. Esos segundos fueron aprovechados por Alice, quien alcanzó a disparar un par de boleadoras, las cuales explotaron mientras los magos giraban. Sin embargo, no consiguieron detener su veloz rotación. Itzlacoliuhque también aprovechó para invocar un espíritu atormentador sobre uno de los derviches en tanto su hermana lanzó algunos cántaros con arañas, las cuales alcanzaron a morder unas cuantas veces antes de salir despedidas en todas direcciones ante la rápida rotación de los demonios. Natasha, recordando como en el oasis estos demonios conseguían debilitar los rayos que lanzaba, decidió ir con fuerza y conjuró un torrente arcano sobre el dúo de la derecha. Gran parte de los proyectiles eran desviados, pero las explosiones igualmente los alcanzaban. Alice desenfundó sus lanzadoras de cuero e inició un disparo rápido enredante. Los hilos que unían a las saetas eran cortados repetidamente, pero de a poco se iba acumulando una pequeña maraña en los trajes de cuchillas de los magos. Itzlacoliuhque convocó numerosas manos mortuorias en el suelo bajo los derviches de la izquierda, ralentizando levemente a los demonios. Coyolxauhqui invocó un zombi suicida, el cual se lanzó directamente hacia los enemigos, siendo despedazado en el acto. No obstante, consiguió cubrirlos de trozos y fluídos en descomposición, envenenándolos. Sus mascotas se lanzaron al ataque luego, siendo rechazados los perros sin mayor problema, aunque un feroz manotazo del jayán consiguió detener la rotación de uno de los magos.

—¡A ese! ¡Ahora!

Kormac, quien estaba con el escudo en alto esperando por una abertura al haberlo retenido Gilgamesh, cargó rápidamente y embistió por el costado al derviche antes de asestarle un potente martillazo en la cabeza. El monje dio un golpe raudo antes de pasar al estilo de los cien puños, inmovilizando a su oponente debido a los innumerables golpes que lanzaba. El otro derviche se acercó girando para apoyar a su compañero, pero el jayán se interpuso y, levantando ambos brazos, descargó un fortísimo golpe sobre el demonio, estampándolo en el suelo.
Por el otro lado, las continuas explosiones y la maraña de hilos consiguieron detener a los derviches espectrales. Natasha continuó bombardeándolos con su torrente arcano, pero Alice cambió a la ballesta y comenzó a dispararles boleadoras. No obstante, ante las numerosas explosiones lo hilos terminaron deshaciéndose. Al percatarse de ello, la cazadora lanzó unos chakrams gemelos y un par de dagas untadas en ácido. La oportuna explosión de una flecha arcana de Lyndon le dio el tiempo suficiente para que además pudiera disparar otra boleadora antes que los demonios comenzaran a girar nuevamente.
Mientras, las mascotas de Coyolxauhqui habían conseguido acabar con uno de los derviches, aunque uno de los perros zombi fue destrozado en el proceso. Kormac intentaba aguantar los sucesivos golpes del otro mago espectral con su escudo, mas fue Gilgamesh quien consiguió detenerlo al invocar un muro de luz sobre él. Un azote de talón y un posterior enjambre de langostas terminaron con el problema.
Ya sin energía para continuar conjurando el torrente, Natasha retrocedió unos metros mientras recuparaba el aliento y su poder arcano. Tanto Patitas como su dueña se esforzaban en ralentizar el rotar de los demonios, con telaraña una y disparo rápido enredante la otra. Pasados unos segundos consiguieron que se detuvieran, momento en el cual un chakram decapitó a uno de ellos en tanto el otro recibió un fortísimo picotazo seguido de otra flecha arcana para terminar con una explosión doble de una boleadora y un orbe arcano, de la cual del derviche espectral sólo quedaron restos sanguinolentos entre los jirones de ropa.

Lyndon: Esos demonios sí que son peligrosos aquí.
Alice: Sólo si te atrapan desprevenido. Aunque las salas sean pequeñas, aún es posible atacarlos desde alguna de las adyacentes.
Eirena: Mientras ellos no te persigan.
Natasha: Para eso está nuestro valeroso templario, ¿no? Para detener las amenazas... y complicar la labor de acertar al blanco.
Itzlacoliuhque: Es el precio a pagar por la protección adicional, Natasha.
Natasha: No recuerdo haberla pedido.
Alice: ¡Ya deja de quejarte!

Mientras tanto, Coyolxauhqui contemplaba en silencio el cuerpo de Chiku, completamente descuartizado por el ataque giratorio del derviche. Sin decir una palabra comenzó el ritual para invocar otro perro zombi. Aunque le tomó un poco más de tiempo dada la sequedad del lugar, consiguió crear uno a partir de los abundantes restos que quedaron diseminados por el lugar. La muchacha mejoró su ánimo al ver a la nueva criatura ponerse de pie y mover alegremente la cola, de la cual se soltaban pequeños trocitos de carne y piel. «Te llamarás Abeeku» dijo Coyolxauhqui con una sonrisa.

—¡Por allí! ¡Veo algo de poder mágico por aquella dirección— se escuchó decir a la hermetista, un par de salas más adelante.

Apresurándose para alcanzar a sus compañeros, la santera echó a correr junto a sus mascotas, quienes la seguían desde atrás.

A medida que se acercaban se hacía más notorio para los demás aquello a lo que se refería Eirena. Un ligero brillo azulino se empezaba a distinguir entre la oscuridad y el polvo que flotaba en el aire. Varios diablillos se desenterraron de entre los restos de piedra y esqueletos salieron al paso, pero fueron rápidamente exterminados, sin darles tiempo a reaccionar. De la misma forma en que antes habían hallado la cabeza de Kall, la sangre flotaba sellada sobre unas runas en el suelo. Un aura azul envolvía el vial en el cual estaba depositado el líquido elemento, el cual parecía en mejor estado que la cabeza cuando la encontraron por vez primera.

Lyndon: Y aquí estamos. La verdad me esperaba algo... diferente.
Natasha: ¿Algo con más oro por casualidad?
Lyndon: Pues eso no estaría mal.
Eirena: El hechizo de sellado es similar al anterior. Lo romperé en un momento.
Alice: Ten cuidado, Eirena. Es muy posible que haya una trampa o un guardián custodiando.
Lyndon: Los guardianes que esperan a que les roben para actuar son los más fáciles de lidiar.
Kormac: ¿A qué te refieres?
Lyndon: Si ya tienes lo que venías a buscar, ¿para qué quedarse? Mejor dejar al idiota de guardia refunfuñando y frustrado.
Alice: No es mala idea. Siempre que sepas dónde está la salida.
Eirena: Ya casí está...
Coyolxauhqui: ¡Por aquí, por aquí! Veo un pilar similar al que usamos para salir de las ruinas en donde se hallaba la cabeza parlante.
Alice: Perfecto. Eirena, lánzame el vial en cuanto rompas el sello. Todos prepárense a dirigirse hacia el obelisco.
Gilgamesh: Alguien deberrá contenerr al guarrdián mientrras nos teletransporrtamos fuerra.
Alice: Patitas y yo lo ralentizaremos. Podemos retroceder rápidamente y enfocarme para activar el obelisco a tiempo.
Eirena: ¡Listo!

El vial liberó un estallido blanco-azulino antes de dejar de flotar. La hermetista lo tomó antes que cayera y luego se lo arrojó a la cazadora mientras echaba a correr. En ese mismo momento a su lado se empezó a formar un gran guardián hechicero, similar en forma a los guardianes flameantes esqueléticos que habían encontrado antes, pero casi el doble de grande y con un aura que hacía ver que contenía mucho más poder mágico. Las santeras ya habían comenzado a orar a su manera frente al obelisco y fueron las primeras en desaparecer. Pronto les siguió Gilgamesh en tanto Kormac esperó a que llegara la hermetista antes de comenzar a activar el obelisco.
Por mientras, la cazadora había dispuesto numerosos abrojos por si el guardián era de tipo humanoide, pero como no fue el caso había comenzado a dispararles tiros enredantes. Luego de que Patitas escupiera una espesa masa de telaraña, la muchacha continuó por unos segundos con un disparo rápido enredante antes de tomar a su mascota y correr hacia el obelisco. Hawken se lanzó en picado y golpeó el cráneo del guardián antes de dirigirse donde su dueña. Alice activó el pilar, pero entonces reparó en que no había visto a la arcanista volver aún. El sonido de una explosión le dio la confirmación que temía.

—¡Maga estúpida! ¡Debemos irnos!
—¡No huiré de algo tan insignificante! ¡Puedo acabarlo sin siquiera sudar!
—¿Acaso no entendiste una palabra de lo que dijimos?
—Vayan ustedes. Yo me encargo de esto.
—Tú...
I wanted to thanks to everyone for allowing me to get to this milestone. I never thought about getting to this when I started... 2 years before? I was happy when I reached 100 and then 500 views. It feels good to beat these numbers. Also I got a bit better after the last drawing (It took me a lot, but I learned a lot from it), and finished the comic in a couple of days. Now, to finish another drawing and aim for the 10K views! :iconkaminaonionplz:


Quería agradecer a todos por permitirme llegar a esta meta. Nunca pensé en llegar a esto cuando comencé... ¿hace 2 años? Estaba feliz entonces cuando alcancé 100 y luego 500 visitas. Se siente bien superar esos números. También he mejorado un poco después del último dibujo (Me tomó bastante, pero aprendí harto de él), y terminé el cómic en un par de días. Ahora, a terminar otro dibujo y apuntar a las 10K visitas! :iconkaminaonionplz:




I was logging in DA when... by TswordZ
  • Mood: Cheerful
  • Listening to: Hammerfall
  • Reading: Forums
  • Watching: Tengen Toppa - Gurren Lagann
  • Playing: Ark: Survival Evolved
  • Eating: Donuts (Yummy)
  • Drinking: Coffee
I wanted to thanks to everyone for allowing me to get to this milestone. I never thought about getting to this when I started... 2 years before? I was happy when I reached 100 and then 500 views. It feels good to beat these numbers. Also I got a bit better after the last drawing (It took me a lot, but I learned a lot from it), and finished the comic in a couple of days. Now, to finish another drawing and aim for the 10K views! :iconkaminaonionplz:


Quería agradecer a todos por permitirme llegar a esta meta. Nunca pensé en llegar a esto cuando comencé... ¿hace 2 años? Estaba feliz entonces cuando alcancé 100 y luego 500 visitas. Se siente bien superar esos números. También he mejorado un poco después del último dibujo (Me tomó bastante, pero aprendí harto de él), y terminé el cómic en un par de días. Ahora, a terminar otro dibujo y apuntar a las 10K visitas! :iconkaminaonionplz:




I was logging in DA when... by TswordZ
  • Mood: Cheerful
  • Listening to: Hammerfall
  • Reading: Forums
  • Watching: Tengen Toppa - Gurren Lagann
  • Playing: Ark: Survival Evolved
  • Eating: Donuts (Yummy)
  • Drinking: Coffee

AdCast - Ads from the Community

Friends

Comments


Add a Comment:
 
:iconkoikii:
Koikii Featured By Owner Feb 13, 2015  Hobbyist Digital Artist
Hola Tsword-Kun!! <33
I just wanted to thank you!! You comment on every single one of my drawings and reply to me, and that means a lot. Thank you very much!!
Sorry if this seems weird, I just haven't been as active lately and I just wanted to say thank you for all the lovely support and faves and comments you've given me over time!! :hug:
Again, thank you very, very much!!
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Feb 13, 2015
thanks, ame-chan! :icondragonglomp:

I like to watch your works and don't worry. I know a lot about being inactive :icondignitylaughplz:

Ok, maybe mine is for blocks and... well... :iconmiseryplz:  Never mind, I'm working in new projects and I have lot of ideas, so I'm feeling better right now :icondragonxd:

Ehhmm, what was I writing..? Ah, yes. Although you have been a bit inactive lately you keep uploading work from time to time, so don't worry. We love to see your works and your style. Keep with it! (And try new things, too :icondragonkekeplz:)
Reply
:iconkoikii:
Koikii Featured By Owner Dec 25, 2014  Hobbyist Digital Artist
Feliz Navidad Tsword-Kun ^u^
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Dec 25, 2014
Muchas gracias, ame-chan :icondragonhug:

Feliz Navidad para tí y para los tuyos :icondragonshy2plz:
Reply
:iconjenni1966:
jenni1966 Featured By Owner Dec 7, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Bunny Emoji-87 (Thanks) [V5] 
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Dec 7, 2014
You're very welcome :icondragonshy2plz:
Reply
:icona-m-a-p:
A-M-A-P Featured By Owner Nov 24, 2014  Professional Digital Artist
May I kindly ask for your words on my newest piece ?
I Am Trapped
I must warn you though, that you might, or might not, find it disturbing.
I also sent you a Llama, Fav'd some of your works and I became a watcher! :D
Wolf Uhh 
Reply
:iconvayneik:
Vayneik Featured By Owner Nov 24, 2014
Thank you very much for the favs. :)
fav.me/d7ttjk1
fav.me/d82tj06
fav.me/d84wupi
Reply
:icontswordz:
TswordZ Featured By Owner Nov 24, 2014
You're very welcome :icondragonshy2plz:
Reply
:iconjenni1966:
jenni1966 Featured By Owner Nov 23, 2014  Hobbyist Traditional Artist
Neko Emoji-42 - (Kawaii Admiring) [V3] 
Reply
Add a Comment: